“Por primera vez en 15 años no tengo acné”

Acne-000059856542_Large

Laura había estado sufriendo problemas de acné durante más de 15 años y se sometió a tratamientos con muchos efectos secundarios con medicamentos que solo proporcionaban un alivio temporal. Finalmente comenzó a buscar por su cuenta el motivo por el que el cuerpo reaccionaba de esta forma.

Descubrió la dieta baja en carbohidratos y esto es lo que sucedió:

El correo electrónico

¡Hola, Diet Doctor!

Nunca he tenido sobrepeso, sino que fueron mis problemas de piel los que me hicieron buscar alternativas a los innumerables consejos ineficaces que recibí de los médicos a lo largo de los años. Ahora tengo 28 años, pero hasta hace poco nunca había tenido la cara sin nada de acné. De verdad, ni un solo día sin acné durante 15 años. He probado de todo, desde Tetralysal, doxiciclina, cortisona, cremas recetadas, caros tratamientos faciales y cremas, hasta dejar de comer productos lácteos y un tratamiento osteopático. Todo excepto Accutane, que en mi opinión causa efectos secundarios demasiado problemáticos. Probablemente podría haber hecho un viaje alrededor del mundo con todo el dinero que gasté en tratarme la piel. ¡Imagínate si hubiera conocido a un médico que se centrara en la causa del acné en lugar de intentar eliminar los síntomas!

Hace aproximadamente cuatro años que me rendí con el acné, acepté que no “desaparecía cuando crecías”, como me dijeron los dermatólogos. Además, adquirí un extraño enrojecimiento con pequeñas espinillas llenas de pus alrededor de los ojos, la nariz y la boca; me salió dermatitis perioral. Todos las personas que tienen acné, dermatitis perioral o rosácea saben cómo afecta de forma increíble a la calidad de vida. Estaba desesperada y recurrí una vez más a la atención médica. El médico del centro de atención me recetó tetralysal durante 8 semanas, así como crema de cortisona para la cara. Los antibióticos y la cortisona no solo acabaron con todo mi sistema inmunológico y arruinaron mi sensible piel, sino que la dermatitis reapareció después de unos meses. Decidí no volver a usar antibióticos ni usar medicamentos fuertes, además también decidí encontrar el motivo de mis problemas, y me sentí cada vez más convencida de que los problemas de piel eran una señal de que algo no estaba bien en mi cuerpo.

Rápidamente encontré la dieta baja en carbohidratos y alta en grasa, engullí enormes cantidades de información y cambié mi dieta enseguida. Mi piel mejoró, no estaba del todo bien, pero mejoró. Ya que tengo una adicción grave al azúcar, me di por satisfecha con esto y comí bajo en carbohidratos de forma liberal, perdí un poco el rumbo y comía azúcar de vez en cuando. Me sentía bien, pero ahora me doy cuenta de que la resistencia a la insulina causaba una inflamación que nunca llegó a sanarse adecuadamente, y por eso impedía que la piel no tuviera problemas. Me inspiró el libro de Ann Fernholm sobre la hormona IGF-1 e inmediatamente me di cuenta de la conexión. Y después de leer el blog del Dr. Fung comencé con ayuno intermitente para aumentar la sensibilidad a la insulina y disminuir la inflamación: 16 y 8 además un ayuno de 24 horas todas las semanas.

No estoy bromeando, después de CUATRO días no tenía problemas de piel. Por primera vez en 15 años no tengo acné y por primera vez en cuatro años la dermatitis perioral ha desaparecido. Para descartar otros factores subyacentes que pudieran explicar este cambio, paré después de un mes y comí alimentos “normales” sin ayunar, ¡el problema volvió! Así que realmente encontré mi estilo de vida, ¡gracias por este increíble blog!

/L

Comentarios

¡Muchas felicidades, Laura! Deshacerse de algo que te dio problemas durante tanto tiempo debe ser un alivio.

Existen razones científicas de por qué la dieta baja en carbohidratos y el ayuno intermitente pueden ayudar con los problemas de acné. Este tipo de problemas parecen tener fuertes conexiones con los niveles elevados de insulina e IGF en la sangre. Estos envían señales de crecimiento a las glándulas sebáceas en la piel que crecen juntas y bloquean los poros.

La dieta baja en carbohidratos y el ayuno intermitente reducen y normalizan la insulina y el IGF, lo que también puede normalizar las glándulas sebáceas, por lo que ya no son caldo de cultivo para el acné.

Esta no es la primera historia de éxito sobre este tema.

¿Tienes alguna experiencia con el acné y cambios de dieta? Dínoslo en los comentarios.

Tu historia

¿Tienes una historia de éxito que quieres compartir en este blog? Envíala (se agradecen las fotos) a andreas@dietdoctor.com, y, por favor, dime si está bien publicar tu foto y nombre o si prefieres permanecer anónimo.

Agradecería mucho si compartieras lo que comes en un día normal, si ayunas, etc.

Inténtalo tú mismo

¿Quieres probar una dieta baja en carbohidratos?

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores