Amamantar al seguir una dieta baja en carbohidratos: ¿es peligroso?

iStock_000046615478_Medium-1600×1066

¿Es peligroso amamantar mientras sigues una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas?

Recientemente, la revista de la Asociación Médica Sueca publicó un caso clínico (resumen en inglés) de una mujer que seis semanas después del parto tuvo que ser hospitalizada por una cetoacidosis grave. Afortunadamente, se recuperó rápidamente y sus valores volvieron a la normalidad al día siguiente.

La cetoacidosis es una afección peligrosa, que se observa con mayor frecuencia en diabéticos de tipo 1 con deficiencia aguda de insulina. En casos atípicos, la cetoacidosis puede ocurrir en personas no diabéticas después de periodos prolongados de inanición o de ingesta inadecuada de alimentos, en cuyo caso ocurre habitualmente en combinación con estrés u otros problemas médicos.

La mujer en este caso había estado comiendo bajo en carbohidratos y alto en grasas desde mucho tiempo antes del incidente. Sin embargo, después del parto, había sufrido síntomas parecidos a los de la gripe, con fiebre, náuseas y pérdida completa del apetito. A pesar de esto, todavía pudo amamantar a su bebé, lo que por supuesto incrementó sus requerimientos nutricionales.

El informe del estudio de caso menciona la dieta baja en carbohidratos de la mujer como un posible factor que contribuyó al caso. Sin embargo, tan pronto como los medios de comunicación lo descubrieron, inmediatamente exageraron este posible factor coadyuvante como si hubiera sido la única causa garantizada de la afección (que, como veremos, es poco probable):

En las propias palabras de la mujer

La mujer descrita en el caso clínico en la revista me contactó voluntariamente a través de conocidos en común. Me cuenta una historia diferente a la perpetuada por los medios de comunicación:

Lo que no se dejó claro es que yo, la mujer que amamanta, he comido bajo en carbohidratos y alto en grasas durante aproximadamente seis años antes de este incidente, pero, debido al estrés durante mi segundo embarazo y después del parto, sufrí pérdida de apetito. Esto me provocó más estrés ya que quería comer, pero mi cuerpo dijo que no. Comía cualquier cosa que no me hiciera vomitar: galletas saladas, yogur, fruta… El problema era que apenas consumía ningún alimento y no recibía suficiente energía de grasas ni de carbohidratos.

Tuve fiebre que duró una semana entera, dos semanas antes de ingresar en Mora [hospital] y durante esa semana no comí casi nada, sobre todo tomé agua. Y aunque yo no comía, mi hija sí, lo que naturalmente me agotó los nutrientes. Decir que llevaba una dieta baja en carbohidratos y me enfermé es simplemente incorrecto, lamentablemente no comí nada y todo lo que comí fue en realidad carbohidratos.

Sigo comiendo bajo en carbohidratos, pero la diferencia entre ahora y cuando me enfermé es que ahora realmente como. Estoy sana y no he tenido ningún problema durante un año. Amamanté completamente a mi hija otros 10 meses y no me sentí mal nunca. (Bueno, en realidad, me sentí fatal psicológicamente porque los médicos me amenazaron y me acusaron, pero nada más)

Comentarios

Después de leer la propia historia de la mujer, esto parece entrar en la categoría de cetoacidosis provocada por la inanición y la enfermedad. Es bien sabido que la inanición puede, en circunstancias extremas, causar cetoacidosis, y esto puede ser justo a lo que contribuyó la demanda de la lactancia materna.
Si la dieta baja en carbohidratos contribuyó al curso de los acontecimientos o no, no está claro, pero es posible que pudiera haber sido parte de la combinación de factores detrás de la causa de la cetoacidosis (a pesar de que la mujer en cuestión no había comido bajo en carbohidratos las semanas antes de ser hospitalizada).

Muchas mujeres y madres han compartido sus casos sobre llevar una dieta baja en carbohidratos y no tener ningún problema para amamantar. Teóricamente, sin embargo, es posible que una dieta estricta baja en carbohidratos en casos poco habituales sea demasiado exigente durante la lactancia.

Durante la lactancia, el cuerpo produce carbohidratos para la leche materna. Si sigues una dieta estricta baja en carbohidratos sin carbohidratos, significa que tu cuerpo tendrá que producir más carbohidratos que las personas que no tienen bebés que alimentar. Especialmente, en combinación con una gripe o inanición, puede ser en casos extremos demasiado para el cuerpo.

Ten en cuenta que los nuevos medicamentos para la diabetes que filtran la glucosa del cuerpo (inhibidores de SGLT2) can also in rare cases result in ketoacidosis. también pueden ocasionar cetoacidosis en casos atípicos. La pérdida de glucosa al tomar estos medicamentos imita el efecto de la lactancia materna de alguna forma.

Según la revista de la Asociación Médica Sueca, se han notificado 5 casos en todo el mundo de cetoacidosis durante la lactancia, de los cuales 2 posiblemente están vinculados a comer bajo en carbohidratos y 3 están relacionados con la inanición. Recientemente se publicó otro informe de un nuevo caso sobre cetoacidosis durante la lactancia y la ingesta baja en carbohidratos, elevando a 4 el número total de casos sospechosos publicados.

Mi recomendación

Aunque estos casos parecen extremadamente poco frecuentes (solo hay varios publicados en la historia moderna, de los cuales todos parecen haber terminado bien, con la mujer recuperándose rápidamente), vale la pena tomarlos en serio.

En mi opinión, es buena idea estar atenta si eliges amamantar mientras sigues una dieta baja en carbohidratos. Tal vez la mejor alternativa sea optar por un programa bajo en carbohidratos algo más liberal.

Teniendo en cuenta que la lactancia materna consume carbohidratos, puede ser innecesario aspirar a menos de 50 g de carbohidratos al día. Esto, en teoría, correspondería a una dieta estricta baja en carbohidratos para las personas que no amamantan. Aunque el riesgo de consecuencias negativas de una dieta baja en carbohidratos muy estricta durante la lactancia es probablemente mínimo, es un riesgo innecesario.

Entonces, ¿cómo se reconocen los primeros síntomas de la cetoacidosis al amamantar comiendo bajo en carbohidratos en el caso poco probable de que ocurra? Normalmente te sentirás anormalmente sedienta, con dolor de cabeza, náuseas y generalmente débil y enferma. En ese caso, debes aumentar significativamente la la ingesta de carbohidratos y líquidos, y debes buscar atención médica de inmediato si continúas sintiéndote peor en vez de mejor.

De todas formas, lo más importante es obtener suficiente comida y nutrición en general durante la lactancia. Si te resulta difícil no vomitar algo que tenga valor nutricional (por ejemplo, debido a alguna enfermedad), debes ponerte en contacto con profesionales médicos para obtener asesoramiento.

Más posibles problemas de comer bajo en carbohidratos

Echa un vistazo a nuestra guía completa sobre los efectos secundarios comunes bajos en carbohidratos y cómo curarlos. De forma alternativa, puedes ir directamente a la sección que te interesa:

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores