Y si ella fuera alguien que amo

Kristie

Lo primero que noté fue la piel en su pecho, justo debajo del cuello. Estaba seca y necesitaba crema. El resto de su rostro también la necesitaba. Me puse algunas gotas de mi crema hidratante favorita sobre el dedo y las aplique sobre su sien. El impacto de la fría crema hidratante conectó mi dedo con la imagen en el espejo y con la voz, mi voz, preguntándome, “¿Y si ella fuera alguien que amas?”.

Se me aparecieron rápidamente imágenes de mis niños siendo bebés mientras recordaba aplicarles con cariño loción sobre sus dulces y regordetes brazos y piernas, mirándoles para ver sus sonrisas, sabiendo que cada caricia era una forma de cuidarlos. Les aplicaba crema hidratante y amor, conectando con ellos mientras los nutría. Amar no es solo dar, es el acto de dar.

“¿Y si ella fuera alguien que amas?”. Por un momento me vi a mí misma como había visto a mis hijos. Necesitaba ser compasiva con mi piel, que está seca y envejeciendo. En vez de eso, normalmente simplemente me doy la crema a cachetes, preguntándome por qué mi piel se ve tan mal, mientras busco manchas, lamento mi gran nariz y finos labios y muestro desprecio por las arrugas en mi frente. Esas arrugas parecen profundizarse más cada día. Empecé a evitar los espejos, como si apurarme en la rutina de la mañana y no mirar pudiera ayudar a eliminar esas arrugas.

Ahí estaba el espejo de cuerpo entero junto a la ventana que mostraba todo lo que me era difícil, y aquí estaba mi propia voz, desafiándome a interactuar conmigo misma como si fuera alguien que amaba. Cuando amamos a una persona, solemos mirar sus defectos con compasión. En este espejo de cuerpo completo, vi mis muslos tremendamente grandes, mi ancha cintura y mis gruesas pantorrillas. Ese mismo día, mientras doblaba la ropa, había agarrado unos jeans y pensado “Vaya, se ven pequeños. ¿Estás segura de que puedes ponértelos? ¿Por qué esos jeans se ven tan pequeños pero tú tan grande? Tus muslos y tu cadera son enormes, pero estos jeans no se ven grandes”. Tuve que seguir doblando, pensando que quizá debía andar con más frecuencia y más constancia, y quizá debía ver a un doctor para ver si tenía lipedema. Ahí estaba frente a esos muslos, esa cintura y preguntándome, “¿Y si ella fuera alguien que amas?”.

Esa persona que quiere amarme a veces se pregunta, “Quizá tus muslos no son tan grandes. Vistes una talla de jeans más pequeña que el 60 % de las mujeres estadounidenses. No vistes la talla más grande de la tienda”. Aun así, sé que hay tallas mucho más pequeñas en las tiendas. Tallas que no puedo ponerme. Además, hay mujeres que visten exactamente la misma talla que yo ahora y quieren perder peso de forma desesperada. Empiezan su viaje de pérdida de peso con lo que peso yo ahora.

“Pero ¿tú dónde empezaste? Me recuerdo a mí misma cuando llevaba pantalones de talla 24 —¡7 tallas más!—, habría estado encantada de tener la talla que tengo ahora. Una doctora me recordó una vez que pasaría el resto de mi vida pesando unos 113 kg (250 lb). Le había dicho que vestía una talla 22 incluso en la escuela secundaria y que pesé entre 102-120 kg (225-265 lb) entre los 14 y los 45 años, desde la adolescencia a la mediana edad. Pasaba más de 68 kg (150 lb) con 7 años. Ella me dijo, “Para ti este peso está genial. Estás sana”. También me advirtió, “Vas a tener que esforzarte por mantenerte en este peso. Tu cuerpo piensa que está pasando hambre. Luchará para volver a 113 kg (250 lb)”. Tuve un destello de determinación, “Bueno, si puede acostumbrarse a 113, puede acostumbrarse a 68 también”. Ella no respondió a mi comentario.

Desde entonces, he continuado fiel a una dieta cetogénica estricta. La mayoría de los días, al menos una vez al día, estoy agradecida por una o más de las fantásticas ventajas de una pérdida de peso significativa y un menor dolor e inflamación. Puedo hacer muchas cosas que no podía hacer antes, y celebro ser capaz de comprar ropa más pequeña. No me canso de repetir lo alucinante que es la comida, el aumento de energía y cómo es haber dejado de ser obesa mórbida en una sociedad que es demasiado rápida en avergonzarte por tu peso. Nunca pierdo una oportunidad de compartir el milagro de cómo keto convirtió mis dificultades en la mejor vida que he tenido.

Aun así, todos los días tengo problemas para tratarme como alguien que amo. Si pudiera hacerlo, qué tan diferente sería mi vida. Cuando doblo ropa, podría decir, “¡Mira esos jeans tan pequeños! ¡Chica, has llegado lejos!”. Quizá podría disfrutar del tacto de mis propias manos masajeando con ternura la crema hidratante en vez de hacerlo de forma rápida y brusca, como si fuera una tarea más y comprobando mis defectos mientras lo hago.

“¿Y si ella fuera alguien que amas?”. Espero ser más amable y compasiva. Quizá priorizaría mis necesidades más y dejaría de trabajar y empezaría a andar, quizá haría yoga o pilates, y sacaría tiempo para esas personas en mi vida que de alguna forma se las arreglan para amarla a “ella”. El espejo me recordaría menos a menudo qué tan lejos necesito ir y más a menudo qué tan lejos he llegado.

El espejo serviría como recordatorio de cómo rompí con los pronósticos y me recordaría menos qué tan imperfecto es mi cuerpo. Menos del 30 % de las personas que pierden 45 kg (100 lb) o más mantienen la pérdida de peso durante más de un año. Sospecho que tratándome a mí misma como a alguien que amo, me hará ser más querible y me ayudará a amar más a los demás.

Sí, estoy atrapada con este cuerpo compañero de viaje, y tengo que aceptar que quizá nunca sea la figura esbelta de mis sueños, una forma que es mucho más fácil amar. Este cuerpo ha intentado servirme bien, y supongo que si no puedo estar con el que amo, debo a aprender a amar al que tengo.

 

Recetas de Kristie

Cocina keto con Kristie

Libros de Kristie

Portada de Keto GatheringsPortada de Keto LivingPortada de Cooking Keto con Kristie

 

Los libros de Kristie están disponibles en Amazon (en inglés).1

Más

Todas las publicaciones de Kristie

  1. Diet Doctor no se beneficia de tus compras. No mostramos publicidades, no vendemos productos ni aceptamos dinero de la industria. Si no que estamos financiados por la gente a través de nuestra membresía opcional. Más información

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores