Informe obesidad: la industria alimentaria debe perder su sitio en la mesa

Lancet obesity report

Una comisión de expertos de 43 miembros designados por la revista The Lancet observó durante tres años las tasas en aumento de obesidad global y desnutrición, e intenta proponer soluciones para esta creciente crisis mundial. El informe de la comisión, publicado el domingo, es largo, 47 páginas a un solo espacio. El texto completo está disponible para todo el mundo de forma gratuita si inicias sesión en el sitio web de The Lancet que enlazamos a continuación.

The Lancet: La sindemia global de obesidad, desnutrición y cambio climático: informe de la comisión The Lancet

El título del informe plantea la cuestión: ¿Qué es una sindemia? Piensa en “epidemias sinérgicas” o epidemias que ocurren al mismo tiempo y se alimentan entre ellas haciendo que el problema sea peor. En un principio, la comisión se encargaba solo de observar la obesidad, pero expandió el alcance de su informe para incluir los problemas relacionados de obesidad, desnutrición y cambio climático, un intimidante e interconectado terceto.

Para hacer frente a estos problemas, la comisión aplicó un enfoque sistemático y finalizó con nueve recomendaciones clave. Muchas de ellas se centran en ideas conceptuales o incluso ambiguas como “fortalecer los instrumentos de los gobiernos municipales”. Es como si el tema fuera tan grande que las recomendaciones se llenaran de jerga y declaraciones indeterminadas. Pero donde los autores parecen especificar más es al señalar a las industrias de la comida y la bebida como parte del problema. Una de las recomendaciones dice lo siguiente:

Reducir la influencia de grandes intereses comerciales en el proceso de desarrollo de políticas públicas para permitir a los gobiernos implementar políticas para el interés general y así mejorar la salud de las generaciones actuales y futuras, el medioambiente y el planeta.

¿Traducción? La industria alimentaria tiene demasiada influencia sobre las políticas de salud públicas globales y necesita ser excluida cuando las autoridades deciden qué es lo mejor para la salud de la población. Los medios de comunicación se han centrado casi exclusivamente en esta recomendación al cubrir el informe:

Sin Embargo: Obesidad, desnutrición y cambio climático son una amenaza global, dice revista de salud The Lancet

Pulzo: ¿Qué tienen en común obesidad, desnutrición y clima?: para empezar, intereses comerciales

Los archivos sugieren que el modus operandi de la industria alimentaria en este ámbito es realmente horrible. Solo un ejemplo de las jugarretas de Coca-Cola y otros en China, asegurándose que el mensaje de “haz más ejercicio” se refuerza mientras que se permite la comida chatarra en los mensajes de salud pública, como informamos hace un par de semanas. Para más contexto sobre el daño hecho por las compañías de productos empaquetados en muchos países en desarrollo, lee artículo de fondo en The New York Times titulado “Cómo las grandes empresas engancharon a Brasil con la comida chatarra,” que acusa a Nestle y da escalofríos.

Así que estamos de acuerdo en que esta recomendación particular es útil. Aunque necesitamos comida, y necesitamos compañías de comida, la fiebre del sector alimentario por maximizar ganancias con un exceso de oferta de productos hechos de ingredientes baratos y altamente refinados (azúcar, harina, aceite vegetales) en todo el mundo, es sin duda parte del problema. Cualquier cosa que podamos hacer para minimizar la influencia corporativa en la formulación de políticas de salud pública sería un paso en la dirección correcta.

Anteriormente

Gigantes de la alimentación manipulan políticas de salud de China

Coca Cola paga a organizaciones de salud en España

Informe: ¿Reducir en un 80 por ciento la carne roja salvará el planeta?

Guías

La dieta baja en carbohidratos para principiantes

Cómo corregir la diabetes de tipo 2

Videos low carb más populares

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores