Ignorar los mitos generalistas sobre la alimentación cetogénica

GettyImages-909622800-1600×1280

Siempre he pensado en mí como una persona agradable que no busca enfrentamientos. He aprendido a lo largo de muchos años a través interacciones públicas que, por lo general, la manera más efectiva de afrontar la mayoría de los problemas en la vida es con calma racional y objetiva (y amabilidad) si es posible.

Pero, ay… a veces no es fácil.

Hace poco, me sentí molesta, incluso enojada e indignada por las mentiras, medias verdades, falsedades o simplemente las declaraciones ignorantes que proliferan últimamente sobre la dieta cetogénica.

El mes pasado tuve que contenerme para no enviar correos electrónicos indignados, sarcásticos y llenos de datos para rebatir los últimos artículos mal investigados o simplemente tendenciosos de los principales medios de comunicación.

No es una moda pasajera; y no somos idiotas que no sabemos lo que hacemos

En las últimas semanas, hay artículos criticando la dieta keto en todos sitios, describiendo la alimentación cetogénica baja en carbohidratos como la última y ridícula dieta de moda, y que los que la seguimos somos demasiado tontos o crédulos para reconocer que 1) nos hacemos daño; 2) es ineficaz o poco realista; 3) hace que nosotros (o nuestros hijos) tengamos futuros problemas de salud; 4) es insostenible para la gente común; o 5) es mala para el planeta.

Me entristece, especialmente ya que muchos de nosotros hemos tenido mejoras de salud drásticas al reducir los carbohidratos y aumentar la grasa. Temo por todas las personas que pueden no obtener una ayuda que les pueda cambiar la vida porque su periódico o revista favorita, o un bloguero influyente, apoyaron opiniones inexactas que los disuadieron de probarla.

Mi correo electrónico recibe alertas de Google cada vez que las palabras “bajo en carbohidratos”, “bajo en carbohidratos y alto en grasas”, “LCHF”, “cetogénica” o “keto” aparecen en publicaciones de internet. En las últimas seis semanas recibí docenas de alertas a diario. El aumento se debe en parte a la abundancia de artículos relacionados con la dieta y el ejercicio en enero, y en parte porque la dieta keto emerge repentinamente de la oscuridad para convertirse en una tendencia en boga (aunque a veces incomprendida). Hace tres años, cuando comencé a hablar sobre “keto”, nadie tenía idea de a qué me refería. Ahora cada vez más personas han escuchado hablar de ello a alguien que conocen.

Algunas historias y artículos han significado avances fantásticos en el reconocimiento legítimo de la alimentación cetogénica baja en carbohidratos. Por ejemplo, el 16 de enero, la muy influyente revista revisada por pares, Journal of the American Medical Association (JAMA), que es leída por un gran número de médicos de familia en Norteamérica, publicó una revisión favorable de los usos de la dieta cetogénica. Que esa información llegue a los ojos de miles de médicos aumenta la posibilidad de que la fuente más confiable de asesoramiento médico para los pacientes les recomienden probar la alimentación keto. Como muchos lectores saben, solo dos semanas de seguir una dieta baja en carbohidratos puede ser revelador. Aunque la dieta baja en carbohidratos puede no funcionar para todos, una vez que has experimentado los efectos positivos y te sientes mejor que en años, suele seguirse de por vida.

¿Es mejor operar órganos sanos que recomendar keto? ¡Qué locura!

Cada paso adelante con una publicación a menudo lleva asociado un paso atrás. Publicados en la misma edición de la revista JAMA y enlazados en la misma página de internet de JAMA había dos artículos que promovían la cirugía gástrica bariátrica (reducir el tamaño del estómago) para la pérdida de peso y la corrección de la diabetes. Un artículo comparaba dos tipos de cirugía bariátrica; el otro era un folleto para pacientes muy positivo respecto a la gastrectomía vertical, que esencialmente corta el estómago del paciente por la mitad. Ninguno de los dos artículos menciona en ninguna parte la posibilidad de alentar a los pacientes a probar primero una dieta cetogénica antes de recurrir al bisturí.

Me sorprende y me enfurece que organizaciones médicas clave y expertos vayan a recomendar ávidamente procedimientos quirúrgicos invasivos y arriesgados, con posibles complicaciones graves, que eliminan parte de un órgano sano y funcional, mientras se niegan a aconsejar o apoyar a los pacientes a que al menos prueben a comer keto. Es una locura.

Lo mismo de siempre

Lo que es igualmente frustrante es cuando las publicaciones influyentes y que son muy leídas reúnen a los mismos especialistas de siempre, promocionando los mismos consejos de siempre: “come más frutas, verduras y cereales saludables” o “come menos/haz más ejercicio” que hemos estado escuchando durante años, y que para la mayoría de nosotros han demostrado ser completamente ineficaces. Eso es lo que US News & World Report hizo en enero en su clasificación de las mejores dietas, donde calificaron a la dieta cetogénica baja en carbohidratos como la peor. Afortunadamente, Nina Teicholz y Gary Taubes escribieron una genial réplica en Los Angeles Times, pero es probable que las personas que leyeron el artículo inicial no vean la réplica bien argumentada en una publicación diferente.

Un artículo que repudia la dieta cetogénica que me molestó especialmente fue escrito por un dietista que ayuda a pacientes con síndrome del intestino irritable. “La dieta cetogénica es simplemente mala” dijo, mientras seguía con su opinión de que crearía serios problemas digestivos y aumentaría el riesgo de cáncer de colon. Esta afirmación no se basa en una investigación clara y específica, sino en la suposición de que la dieta siempre es alta en carnes rojas, cuando puede, de hecho y como todos sabemos, ser baja o moderada en carne o incluso vegetariana. Incluso la investigación asociativa de que el alto consumo de carne roja es carcinogénico tiene serios defectos. Sin embargo, ella afirma con confianza: “La dieta cetogénica es un ejemplo de libro de un patrón dietético de alto riesgo de cáncer”.

Lo que contribuyó a molestarme fue que recientemente escribí un artículo basado en el artículo sobre las mejoras del SII con la alimentación cetogénica baja en carbohidratos, en la cual eran comunes mejoras drásticas. Las personas con esta afección embarazosa y que te aísla socialmente, que puede limitar vidas durante décadas, generalmente sabrán en dos semanas si una dieta cetogénica es de ayuda para sus síntomas. Lo que me hizo enojarme tanto es que este influyente experto en SII estaba ahuyentando de forma innecesaria a sus lectores de probar un tratamiento sencillo y posiblemente efectivo sin hacer ninguna investigación profunda.

Despotricar y ahuyentar

De igual manera, una nutricionista influyente que escribe para Good Housekeeping escribió en enero: “La dieta cetogénica es inútil para perder peso”. En un discurso bastante irracional, ella también planteó el espectro de tasas más altas de cáncer y osteoporosis, sin ninguna prueba de investigaciones que lo sustentaran como razones para mantenerse alejado. Me consternó que estuviera haciendo un flaco favor a sus lectores, especialmente a aquellos con un empeoramiento de la diabetes, con un riesgo real de amputaciones, ceguera, ataque cardíaco, accidente cerebrovascular e insuficiencia renal. Se les ahuyenta con afirmaciones sin fundamento de cánceres futuros, y nunca obtienen una valoración equilibrada y justa de si reducir los carbohidratos y aumentar la grasa puede ayudarlos a corregir la diabetes y dejar la medicación.

Incluso los redactores que estaban ostensiblemente a favor de la alimentación cetogénica me dejaron atónita con sus declaraciones con fallos o erróneas. Una redactora de Indian Vogue, escribió “Seis recetas keto para cuando estás fuera”, pero no había duda de que no investigó ni probó la dieta y simplemente estaba usando una palabra clave popular como “keto” para obtener más visitas a la web. Empezó con este error monumental: “Bajo en carbohidratos significa bajos niveles de saciedad, por lo que es natural sentirse hambriento cuando sigues el camino keto”. Cualquiera que haya dedicado un solo minuto a investigar sobre la dieta o incluso haya probado a comer keto, sabe que uno de los mayores beneficios es la pérdida del hambre y los antojos. Pero luego, al leer sus recetas, vi que incluyó miel, fruta de la pasión y otros ingredientes que no son keto, así que tal vez estaba hambrienta en su llamado “camino keto”.

Lo que me frustra tanto de toda esta desinformación es que pasé 30 años de mi vida laboral como redactora de temas de salud en los medios convencionales. Conozco las presiones de los plazos. Conozco la tendencia a recurrir a consolidados “expertos” reconocidos en roles académicos u organizativos que a menudo pregonan el statu quo. Durante tres décadas, escribí docenas de artículos sobre dieta y ejercicio. Pero siempre, siempre fui a la literatura de investigación para hacer una búsqueda y ver qué era nuevo, qué era controvertido, qué podía estar cambiando.

Ya no puedo citar la línea oficial

Hacer eso hace tres años me condujo a la dieta cetogénica baja en carbohidratos. Parecía tan razonable, tan increíble y tan revolucionaria que tuve que probarla. Inmediatamente me di cuenta de que promover bajas grasas, frutas, cereales y verduras ya no se sostenía. Mi salud mejoró rápidamente, y mi experiencia se extendió para ayudar a mejorar la salud de un número creciente de familiares y amigos.

De hecho, ya no quiero trabajar para medios tradicionales porque me niego a llamar a organizaciones de diabetes u obesidad y obtener la cita oficial de un titular que dice, una vez más, que las personas “necesitan comer menos y moverse más”. No puedo volver a hacerlo. No puedo contribuir a la desinformación cuando sé que no es verdad.

Sin embargo, hubo una resistencia palpable de parte de mis editores y publicaciones para aceptar argumentos de mi parte que propusieran un ángulo cetogénico para un artículo sobre pérdida de peso, diabetes o salud. Rechazaron mis propuestas. No querían alzar la voz con un nuevo enfoque. Querían, en cambio, tomar la ruta antigua y segura hasta que la vieja guardia cambiara de tono. Los medios de comunicación generales siguen; no guían.

Cinco etapas de comer keto

Mi enojo me sorprendió. ¿Por qué debería importarme? El otro día me llamó la atención que, al igual que las cinco etapas del duelo de Elizabeth Kubler Ross, hay cinco etapas personales del viaje keto y estoy en la cuarta y quinta etapa. Aquí están:

  • Incredulidad: ¿Puede ser cierto que esta forma de comer elimine los antojos, no provoque sensaciones de privación y aun así te haga perder peso? ¿Puede ser cierto que corrige los problemas metabólicos y te hace sentir genial? ¿Cómo puede ser que nos hayan dicho durante años que nos mantengamos alejados de la grasa y nos llenemos de cereales y carbohidratos? No estoy segura, pero supongo que la probaré.
  • Euforia: ¡Es verdad! ¡Es increíble! ¡Me siento genial! El peso está desapareciendo casi sin esfuerzo. ¡Mis problemas de salud se están corrigiendo! Estoy dejando varios de mis medicamentos. ¡Esto es fantástico!
  • Promoción personal: No puedo dejar de hablar de ello. Debo decírselo a mis amigos y familiares. Debo publicar fotos y comentar en Facebook y Reddit. ¡En las fiestas debo contarle a cualquiera que escuche lo bueno que es comer grasa!
  • Molestia/enojo: ¿Cómo pueden las principales organizaciones de salud, los gobiernos, las asociaciones médicas y otros grupos no adoptar una dieta keto baja en carbohidratos? ¿Cómo pueden seguir propagando información obsoleta que mantiene enferma a la gente? ¿Cómo pueden seguir amputando los pies a los diabéticos o cortando los estómagos de los obesos, pero no investigan el uso y la lógica de comer de forma cetogénica? ¿Cómo pueden seguir proliferando las mentiras y la desinformación acerca de comer poca grasa y las calorías que entran y las que salen? ¡Es indignante!
  • Promoción: Debo poner de mi parte para ayudar a difundir el mensaje más allá de mi círculo personal. Debo darle a mi médico libros y artículos confiables y bien investigados. Debo ayudar a solucionar la desinformación. Ignoraré a la vieja guardia y haré todo lo posible para difundir información buena y precisa por todos lados.

La necesidad de una promoción clara, tranquila pero efectiva es lo que me hace apreciar tanto a Diet Doctor. Su recopilación diaria de la mejor información e inspiración sobre la dieta keto baja en carbohidratos proporciona un lugar confiable y convincente para hablar de forma bien informada y compartir investigaciones de vanguardia.

No podemos confiar aún en los medios convencionales ni en sus columnistas para difundir artículos justos y equilibrados. Depende de nosotros, de las personas cuyas vidas han sido cambiadas irrevocablemente, difundir la palabra y compartir artículos importantes.
Y a medida que cada vez seamos más, los llamados “expertos” de la corriente dominante finalmente tendrán que cambiar. Hasta entonces pueden suscitar el fantasma del miedo o promover puntos de vista desactualizados, pero podemos mantener la calma, la racionalidad y continuar. Cuando la salud de uno mejora enormemente, es mucho más fácil ignorar a los medios generalistas y a su plétora de manidos expertos.


Anne Mullens

Más

La dieta cetogénica para principiantes

Más con Anne Mullens

¿Quieres leer más publicaciones de Anne Mullens? Aquí puedes ver sus tres publicaciones más populares:
 
  • ¿Estás intentando quedarte embarazada? Prueba la mejor dieta para bebés con carne de res, mantequilla y tocino
  • Los 10 mejores consejos para perder peso con bajos carbohidratos para mujeres mayores de 40
  • Dr. Jason Fung: desmantelando el dogma de la dieta, pieza a pieza

Publicaciones relacionadas

6 Comentarios

  1. Alberto
    ¿Dieta Pasajera?
    Yo la inicié en 2004 y aquí seguimos, 14 años "pasajeros" :)
  2. Katharian
    Excelente articulo estoy en la etapa 3 y me encantaría que muchas personas con tantos problemas pudieran iniciar este maravilloso viaje!! Llevo solo 3 meses y por primera vez no lo veo como una dieta que empieza y termina, sino como un estilo de vida. Como bien dice es agotador luchar contra lo tradicional y los consejos de siempre que nunca funcionaron en mi. Espero que la sociedad abra los ojos y se de cuenta que lo que comen no los alimenta.
    Respuesta: #3
  3. Kim Gajraj Equipo Diet Doctor
    Genial, Katharian! Felicidades!
  4. Nubia
    Buenos dias yo comente hace 4 semanas y realmente es excelente
    Muchas gracias por su trabajo!
    Respuesta: #5
  5. Kim Gajraj Equipo Diet Doctor
    Gracias, Nubia! Nos alegra mucho!
  6. Joy
    Gracias yo comencé. Hace 6 semanas. Y estoy feliz

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores