¿Hay “importantes dudas” de que la dieta cetogénica sea inocua?

dudas keto

Un día más, otro artículo mete miedos más… El jueves pasado, Business Insider azuzó la preocupación con este vistoso titular.

Pero, ¿es cierto que estos tres enormes estudios “arrojen grandes dudas” sobre la dieta cetogénica y baja en carbohidratos? Echemos un vistazo.

Estudio núm. 1: Estudio de cohortes prospectivo publicado en Lancet Public Health.
¡Sorpresa! Es de la misma mala calidad que el estudio observacional sobre el que Business Insider escribió un titular igual de atrayente en agosto. Nosotros escribimos acerca de los problemas de este estudio el mes pasado. Lo mismo que hizo Nina Teicholz en su artículo de opinión en The Wall Street Journal. Lo mismo que la Dra. George Ede en Psychology Today. Lo mismo que hizo en detalle el practicante de medicina funcional Chris Kresser en su blog. Si prefieres la televisión en vivo, el cardiólogo Aseem Malhotra refutó las afirmaciones de este estudio calificándolas de ser completamente erróneas en BBC News. El elemento común es que no hay nada nuevo o de interés periodístico en este estudio observacional mal diseñado.

Estudio núm. 2: Estudio de cohortes prospectivo, aún no publicado
El segundo estudio que Business Insider cita, en realidad no es un estudio aún. Más bien, se trata de un comunicado de prensa de la Sociedad Europea de Cardiología sobre un resumen presentado en su reunión anual. El futuro autor principal, el profesor Maciej Banach de la Universidad Médica de Lodz, Polonia, analizó algunos datos de NHANES junto con otro grupo de resultados no identificados pero mucho más amplio, y encontró asociaciones débiles. Hasta que no podamos ver el estudio completo, no sabemos lo suficiente para escribir una crítica detallada. Pero al igual que los problemas con el primer estudio, las asociaciones observacionales débiles son notoriamente poco confiables. Tienes más información sobre eso abajo.

Estudio núm. 3: Estudio de cohortes prospectivo publicado en PLOS Medicine
Este tercer estudio (titulado Calidad nutricional de los alimentos representada por el sistema de identificación de nutrientes FSAm-NPS como base de la etiqueta Nutri-Score y riesgo de cáncer en Europa: resultados del estudio de cohortes prospectivo EPIC) halla una asociación débil entre el consumo de comida chatarra e incidencia de cáncer. Existen tres problemas al citar esto como una evidencia que arroja “grandes dudas” sobre el estilo de vida keto. En primer lugar, la comida chatarra está repleta de carbohidratos y una dieta cetogénica es una dieta baja en carbohidratos, no una dieta de comida chatarra. En segundo lugar, la asociación fue sorprendentemente débil, con una relación de riesgo de solo 1,07. Esto significa que los datos del estudio muestran que los mayores consumidores de comida chatarra solo tienen un 7 % más de probabilidades de contraer cáncer que los que menos consumen. Esta asociación tendría que ser mucho más consistente —una relación de riesgo de 2,0 o más— para ser tomada en serio como evidencia independiente. Por último, los autores mencionan el problema más evidente en el abstracto: “La principal limitación del estudio es que se basó en una cohorte observacional que utilizó información alimentaria proporcionada por los pacientes con un único cuestionario de frecuencia alimentaria de referencia…”. Es imposible extraer el significado de unos datos con calidad deficiente.

El problema con los estudios de cohortes prospectivos
Los tres “nuevos y grandes estudios” anunciados con ese atrayente titular son estudios prospectivos de cohortes, es decir, observacionales. No se llevó a cabo ningún experimento de ningún tipo; sino que los autores del estudio echan la vista atrás y analizan los datos existentes. Si no entiendes del todo la razón por la que los estudios observacionales no son confiables, no eres el único. Aquí tienes tres artículos más largos y bien pensados que se toman el tiempo para exponer en detalle el problema de confiar en este tipo de ciencia —también llamada epidemiología nutricional— para determinar una relación causal:

El primero puede hacer que te sientas mejor al comer carne. El segundo puede —o no— hacer que te sientas mejor con respecto a tu cóctel keto. De cualquier forma, aprenderás más sobre los factores de confusión, el sesgo de selección y el confuso desorden que es la epidemiología nutricional.

Debido a los cuestionarios inexactos sobre la frecuencia de los alimentos y las asociaciones débiles que a menudo no tienen nada que ver con la causalidad, el Dr. John Ioannidis, científico de Stanford, sugirió recientemente que los periodistas no deberían seguir informando sobre este tipo de hallazgos. Quizás podamos esperar más moderación y menos titulares engañosos y aterradores en el futuro.

Anteriormente

Nina Teicholz en WSJ: “Carbohidratos, ¿son buenos para ti? ¡Improbable!”

¿Deberían los periodistas no informar sobre la mayoría de los estudios de alimentos?

Guías

Los 14 mayores miedos sobre low carb y keto

La dieta baja en carbohidratos para principiantes

Otras publicaciones relacionadas

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores