Estudio siembra dudas sobre el beneficio de populares dietas y suplementos

Pasta primavera

Un nuevo estudio publicado en Annals of Internal Medicine da a entender que la dieta mediterránea y la dieta baja en grasas no proporcionan beneficios demostrados para reducir la mortalidad causada por las cardiopatías. Esto contradice buena parte de las recomendaciones estándar de muchos profesionales de la salud, por lo que estos hallazgos plantean importantes dudas.

The New York Times: Los suplementos y las dietas para la salud cardíaca muestran pocas pruebas de ser beneficiosos

Además, el estudio indica que tomar vitaminas A, B, C, D, E, calcio, hierro y multivitamínicos no proporciona ningún beneficio, aunque sí puede haber un pequeño beneficio por tomar suplementos de ácido fólico (al menos en Asia) y omega-3.

¿Cómo llegaron a estas conclusiones? Los autores evaluaron 277 ensayos en los que participaron casi 1 millón de personas. Una gran virtud del estudio es que solo incluyeron ensayos aleatorizados controlados o metanálisis de ensayos aleatorizados controlados, y excluyeron a propósito los ensayos observacionales, mucho más débiles.

Pero a pesar de haber incluido solo los niveles más altos de evidencias, las dudas siguen presentes. Por ejemplo, llegaron a la conclusión de que hubo un nivel moderado de evidencia de que las dietas bajas en sodio proporcionan beneficios para la salud cardiovascular. Sin embargo, seguimos necesitando saber quiénes formaron parte del estudio, cuál era su etnia, su alimentación y su salud metabólica antes de iniciar el estudio, además de muchos más detalles que no sabemos. Hay muchas razones para creer que consumir sodio como parte de una dieta de comida real es muy diferente a consumirlo en una dieta estadounidense estándar, pero este ensayo no contribuye a aclarar este tema.

Tampoco encontraron evidencias de que las dietas bajas en grasas mejoren ni los desenlaces ni la mortalidad cardiovascular. De este modo, deberíamos preguntarnos cómo el gobierno y las sociedades de cardiología llegaron a la conclusión de que todos necesitamos llevar una dieta baja en grasas. Estas conclusiones aparentemente anticuadas se basaban de forma casi exclusiva en datos observacionales y de peor calidad, y que en este ensayo fueron descartados.

Pero el hecho de que este estudio solo incluya ensayos controlados aleatorizados no hace que sea perfecto. El principal problema de este tipo de ensayos es que dan por hecho que la gente es igual y que todos reaccionamos de forma idéntica a los mismos cambios alimentarios o a los suplementos. Presuponen que se pueden hacer generalizaciones para toda la población a partir de los hallazgos.

Debido a nuestra composición genética diferente, las distintas exposiciones medioambientales y los diferentes problemas de salud previos, es descabellado hacer generalizaciones para toda la población con base en los hallazgos.

Si acaso, este tipo de ensayos refuerzan la necesidad de tratar a cada persona de forma individual.

Es posible que proporcionen un buen esbozo, pero nada más. Podemos dar por sentado que las dietas bajas en grasas son beneficiosas para todo el mundo, así como que las recomendaciones generalizadas de tomar vitamina D o vitamina B no son necesarias para todos. Y podemos presuponer que las dietas bajas en sal pueden beneficiar a algunas personas que son sensibles a la sal y siguen dietas occidentales estándar.

Sin embargo, estos ensayos no deben evitar que los profesionales de la salud personalicen los planes de tratamiento, los suplementos y las intervenciones alimentarias para ayudar a la gente de forma individualizada.

Quizá si el punto de partida es con comida real y un estilo de vida bajo en carbos los suplementos no sean necesarios, ya que podemos obtener todo lo que necesitamos de los alimentos. Si no es así y existen deficiencias evidentes, entonces deberíamos tratarlas de forma adecuada.

Por favor, consulta nuestra lista completa de recetas y planes de comida para tener más ayuda para que comer bajo en carbos y con comida real sea sencillo y placentero.

Gracias por leernos,
Dr. Bret Scher, FACC

Anteriormente

Un gen nos ayudó a adaptarnos a más carbos, pero el 50 % no lo tenemos

Estudio muestra que la carne roja y la blanca aumentan las partículas LDL grandes

Videos sobre salud

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores