Entender la carga del tratamiento

Doctor dando medicamento a paciente

Todas las semanas escuchamos una nueva historia sobre la carga de las patologías crónicas. La diabetes, las cardiopatías, el cáncer y el Alzheimer suponen una carga financiera directa para el paciente y una carga indirecta aun mayor para la sociedad.

Pero ¿qué ocurre con la carga de las diferentes opciones terapéuticas, la llamada “carga del tratamiento”? Aunque soy médico desde hace 20 años, no había escuchado el término de la carga del tratamiento hasta hace poco. En resumen, la carga del tratamiento es “la carga de trabajo de la atención sanitaria y su efecto sobre el funcionamiento y el bienestar del paciente”.

The BMJ: La carga del tratamiento debe incluirse en las recomendaciones de prácticas clínicas.

Nuestra cultura médica está tan obsesionada con las recomendaciones, la medición del rendimiento y los ensayos clínicos, que hemos perdido de vista posiblemente la pregunta más importante: ¿cómo afectará este tratamiento a la vida de nuestros pacientes? Vamos en busca de “valores de p” estadísticos para beneficios que equivalen a una fracción de un 1 % y decimos que es un gran adelanto. Pero nos olvidamos de preguntar: “¿Superarán los beneficios a los costos y mejorarán la vida de mi paciente?”.

Un estudio al que se hace referencia en el artículo de BMJ estimó que una persona con una combinación de tres enfermedades crónicas (como enfisema, artritis, cardiopatía o diabetes) pasa 50 horas al mes en actividades relacionadas con la salud, toma de 6 a 12 medicamentos al día y tiene que ver al médico de 2 a 6 veces al mes. ¿Cómo se puede esperar que alguien haga esto mientras trabaja y cuida de una familia?

La terapia de insulina para la diabetes de tipo 2 es el ejemplo perfecto. Requiere varios pinchazos en los dedos al día, dosis específicas e inyecciones de insulina y comunicación constante con un profesional sanitario para asegurar una dosis adecuada. La terapia de insulina también tiene efectos secundarios: aumento de peso, retención de líquidos y riesgo de una hipoglucemia peligrosa. Y ni siquiera he mencionado el coste en aumento de la insulina que ha hecho que algunas personas busquen en el mercado negro para conseguirla.

¿Cómo se compara esa carga de tratamiento con una dieta baja en carbohidratos sin necesidad de insulina? Si tenemos en cuenta la carga de la atención, de pronto el beneficio de la terapia de estilo de vida “agresiva” parece más evidente.

Afortunadamente, hay razones para ser optimistas. Expertos reconocidos como el Dr. Victor Montori están liderando el cambio hacia un método de atención médica más centrado en el paciente. Además, algunas recomendaciones están empezando a incorporar secciones de “aceptación y viabilidad”.

¿Será suficiente? A falta de una revolución en el cuidado de la salud, depende de cada uno de nosotros como individuos hablar con nuestros médicos sobre la carga de nuestro tratamiento. Los médicos necesitan saber cómo se ven afectadas nuestras vidas y cómo eso puede cambiar los beneficios relativos de ciertas opciones de tratamiento.

Al fin y al cabo, puede que un estilo de vida saludable siga siendo la mejor opción con la menor cantidad de efectos secundarios y la menor carga de tratamiento.

Gracias por leernos,
Dr. Bret Scher, FACC

Anteriormente

¿Has escuchado alguna vez a tu médico usar la palabra “deprescribir”?

Personas con diabetes recurren al mercado negro para una insulina asequible

Más malas noticias para las personas con diabetes

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores