Demasiado bueno para ser verdad

GettyImages-511922266-1

Mi hijo estaba decepcionado y agachó la cabeza cuando dijo: “Mamá, me gasté mis $20”.

Le alboroté el pelo y le dije: “Ya lo sé, cariño, pero aprendiste una importante lección. Cuando algo parece demasiado bueno para ser verdad, normalmente lo es”.

Unas semanas antes, Jonathan vio un cotizado juguete a la venta en internet. El precio se redujo, y agarró con entusiasmo la reserva de dinero de su cumpleaños y me lo dio en efectivo para que pudiera usar mi tarjeta de crédito para comprarlo por internet. Cuando llegó el paquete, en un barco muy lento procedente de China, no fue lo que esperaba. No solo no era la marca anunciada en el sitio web, sino que los materiales utilizados para fabricar el juguete eran de plástico y básicamente no funcionaba. La caja vacía era igual de útil que el artículo en sí.

Revisamos el sitio web en el que lo compró para ver si podíamos recurrir. Cuando leímos la letra pequeña, quedó claro: este no era el artículo que quería. No había forma de recuperar el dinero. Tenía que tomarse esto como una lección y pasar página. Hablamos sobre lo que podría haber hecho de otra forma, y algunas de las señales de alerta que eran más obvias a posteriori. Mi hijo se apresuró al comprar el juguete porque era algo que deseaba desesperadamente y creía que podía pagarlo. El vendedor se aprovechó de la popularidad del juguete para ganar dinero con algo que no era lo que describía.

¿Con qué frecuencia hacemos eso como adultos? He tirado cientos, más bien miles de dólares en planes para perder peso a lo largo de mi vida. Un plan, una pastilla, una poción, un suplemento, un súperalimento: cualquier cosa para que la grasa desapareciera. No solo abrí mi billetera una y otra vez, sino que abrí mi corazón a la esperanza. ¡Esta vez funcionará! ¿Verdad? Yo “invertía en mí misma”, iluminaría mi futuro y haría las cosas diferentes. Cualquier plan de pérdida de peso que compraba nunca pareció ayudarme. Lo único que perdí sin parar fue mi dinero, y comencé a perder la esperanza.

Cómo keto es diferente

Después vino keto en junio de 2013. Además de comprar un libro que cambió mi vida, Cómo Engordamos, de Gary Taubes, nunca compré nada más que alimentos bajos en carbohidratos y altos grasas para hacer que mi nuevo estilo de vida cetogénico funcionara. Mi plan era tan simple como la bolsa de la compra que compraba todas las semanas. Por primera vez no hubo un “¡Cómprelo ahora! ¡Precio especial para los primeros 30 clientes! ¡Oferta por tiempo limitado! ¡Compre este plan de 30 días y TE daremos el secreto del éxito!”.

Afortunadamente, descubrí keto cuando no era tan popular. Quizá estaba más aislado y se entendía menos entonces, pero mi amado y sencillo plan de alimentación se ha convertido en una estrella de rock. La dieta keto o cetogénica fue uno de los 10 planes de alimentación más buscados en 2017 y continúa aumentando en 2018. Junto con esa popularidad, viene el marketing. De repente, todos tienen algo que vender para “ayudarte”. Han proliferado los reclamos inauditos de suplementos, cetonas exógenas, alimentos especiales, aceites, calculadoras de nutrientes y monitores de cetonas. La gente incluso vende alimentos que dicen que son cetogénicos. Tristemente, muchos de esos productos no son keto, ni siquiera son bajos en carbohidratos, y contienen ingredientes horribles (por ejemplo, edulcorantes que aumentan la glucosa en la sangre, harinas con alto contenido de carbohidratos o incluso azúcar real).

En las redes sociales y en la vida real, la gente me dice: “Oh, compré…”. Escucho, rezando para que lo que compraron sea solo comida real. Desafortunadamente, los especialistas en marketing están aprovechando la popularidad de la dieta keto y tratando de ganar dinero con cosas que no son lo que representan. A menos que tu médico o un profesional médico crea que necesitas complementar un micronutriente, es probable que no te haga falta.

En keto, si comes alimentos reales, es probable que obtengas mejores vitaminas y minerales que nunca antes. Es cuando comías alimentos altamente procesados ​​como papas fritas, bagels, cereales, que no tenías una buena nutrición. Con respecto a las cetonas exógenas, no son realmente necesarias para perder peso. Algunos piensan que son médicamente terapéuticas para algunas enfermedades, pero prefiero usar las cetonas que produce mi cuerpo cuando quemo grasa de mis reservas personales.

En cuanto a los alimentos “keto”… Ay, ma… La mayoría no tienen muy buenos ingredientes, y te recuerdo que es el atajo de comida rápida y productos alimenticios procesados ​​fáciles de preparar lo que nos ocasionó problemas de salud a muchos de nosotros. Cuando haces tu propia comida, puedes estar seguro de que realmente es baja en carbohidratos y está llena de grasas buenas. Una de las razones por las que el sitio web de Diet Doctor y mi canal de YouTube, Cooking Keto with Kristie existen es para ayudarte a saber qué alimentos comer y cómo prepararlos. Todo gratis.

Cuando se trata de seguir una forma cetogénica de comer, puedes evitar decepcionarte apegándote a lo que sabemos que funciona. ¡Si el 100 % de todos los días mantienes los carbohidratos bajos, la grasa alta y comes alimentos reales, los resultados a menudo parecen demasiado buenos para ser verdad!


Kristie Sullivan

More with Kristie

¿Quieres leer más de lo que Kristie ha escrito? Estas son sus tres publicaciones más populares:
 

Acerca de Kristie

Kristie Sullivan comenzó una alimentación baja en carbohidratos en 2013 después de luchar toda su vida con la obesidad.

A causa de su éxito personal, empezó a ayudar a otras personas para que aprendan a hacer de la alimentación baja en carbohidratos un delicioso estilo de vida. Abrió un canal en YouTube, Cooking Keto with Kristie (Cocinando Keto con Kristie), y publicó una colección de sencillas recetas cotidianas con bajos carbohidratos que se llama Un Viaje hacia la Salud: Un viaje que vale la pena hacer.

Kristie promueve una alimentación muy baja en carbohidratos que se basa en comer limpio. También tiene una página en Facebook que se llama Simply Keto y un grupo de Facebook cerrado que se llama “Low Carb Journey to Health (Cooking Keto with Kristie)”.

Kristie vive con su familia en la hermosa región de Sandhills en Carolina del Norte. Tiene un doctorado en Investigación Educacional y Análisis de Políticas de la North Carolina State University y trabaja en asesoramiento de educación superior, evaluación, investigación y acreditación.

2 Comentarios

  1. ROSAURA JORVATT
    solo tengo 10 kilos de más, tengo 38 años y peso 67 kilos desearía volver a pasar 57 como antes de tener hijos. Me cuesta mucho porque como emocional cuando algo me afecta busco refugio en el azúcar, harina y bollería industrial. Siempre trato de hacer cetogenica pero lo más que dure fueron 15 días y bajo pero luego lo recupero. De todas formas mí salud es buena y la mayoría del tiempo como low carb y soy muy activa porque tengo 2 niños y una casa grande, camino bastante hago quehaceres que demandan muchas energías subo y bajo escaleras; tengo 2 perros grandes y un parque grande, estoy muy ocupada siempre y si me cuido bajo rápido, pero en vacaciones subo de peso casi siempre. Además hace dos meses sigo el ayuno intermitente hago 12/12 y cuando puedo más ahora estoy en las 16hs y solo hago 2 comidas y estoy bajando de a poco ya que hay días que como más carbohidratos. En este caso es bueno el ayuno intermitente para mí, tengo que incrementar más horas y hacer solo Keto diet?
    Respuesta: #2
  2. Kim Gajraj Equipo Diet Doctor
    Hola Rosaura, te mando los enlaces de dos guías que podrían serte útiles: Cómo bajar de peso y Los 10 mejores consejos para perder peso con bajos carbohidratos para mujeres mayores de 40 (aunque eres menor de 40 son consejos que te serán útiles a ti también).

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores