Cómo la grasa puede darte energía en una ultramaratón

Alfie Pearce-Higgins

¿Es posible acabar una carrera de 137 km (85 millas) en un terreno implacable con una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas? Aparentemente sí; Alfie Pearce-Higgins acabó en una fabulosa quinta plaza en la ultramaratón Oman by UTMB.

The Telegraph: Un gran éxito con las grasas: qué ocurrió en mi primera ultramaratón baja en carbohidratos

Alfie había conocido al profesor Tim Noakes algunas semanas antes de la carrera, y aprendió sobre hacer funcionar el cuerpo con una fuente de energía alternativa: grasa. La mayoría de los deportistas (y seamos sinceros, la mayoría de la gente) cree que los corredores necesitan cargarse de carbohidratos para tener energía. El profesor Noakes le contó a Alfie que no hay beneficios de comer carbohidratos; sino que se debía centrar en la grasa como fuente de energía.

Alfie siguió la recomendación del profesor Noakes y paso de los cereales azucarados y granos a solo comer verduras, carne y mantequilla. Este cambio hizo que pasara de siempre tener hambre a solo comer tres veces al día y sentirse totalmente satisfecho y con energía. Su cuerpo había pasado de funcionar con glucosa a funcionar con grasa.

Por fin llego el día de la gran carrera. La mitad de los corredores abandonaron la carrera pero Alfie mejoró. Solo necesito una parte de la cantidad de comida que solía necesitar durante la carrera, picando alimentos naturales como frutos secos, plátanos y carne seca.

Después de 23 horas, Alfie llegó a la línea de meta muy por delante que muchos de los otros corredores más experimentados. En esta carrera de 23 horas, quemó cerca de 20.000 calorías. Él lo explica:

Calculo que comí 3000 [calorías] durante ese periodo, que solo son 500 calorías más que la cantidad diaria recomendada normal para un hombre. La razón, según Noakes, de que mi cuerpo pueda hacer frente a este déficit es porque lo he entrenado para funcionar con grasa en vez de carbohidratos. Tan solo 2,5 kg (5,5 lb) de grasa corporal sería suficiente para compensar la diferencia; como era de esperar, cuando me pesé, descubrí que realmente pesaba unos kilos menos.

¿Significa esto que todos los corredores y atletas de resistencia deberían dejar los carbohidratos y pasarse a una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas? Bueno, todo el mundo es diferente, y lo que funciona para unos puede no funcionar para otros. Pero teniendo en cuenta la experiencia de Alfie, ¡hace falta un ensayo!

Anteriormente

La dieta cetogénica: músculos contentos funcionando con grasas

Alimentación baja en carbohidratos y deporte: mi camino

Mochileros bajos en carbohidratos: reflexiones sobre la actividad física, la cetosis y el hambre

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores