Cómo decir no a los desencadenantes

Bitten Jonsson

¿Se puede llegar a ser demasiado mayor para acabar con la adicción y recuperar tu salud? ¿Cómo aprender a decir no a alimentos desencadenantes?

Estas y otras preguntas son respondidas esta semana por nuestra experta en adicción a la comida, Bitten Jonsson, enfermera titulada:

¿Soy demasiado mayor para empezar?


Sé que soy adicta al azúcar/comida. Siempre ha sido la droga que he usado. Ahora tengo 70 años. He llevado antes dietas bajas en azúcar y en carbohidratos, perdido 14-23 kg (30-50 lb), pero siempre he vuelto y comido azúcar poco a poco y recuperado el peso. ¿Es demasiado tarde? ¿Soy demasiado mayor para volver a empezar y recuperar algo de salud a mi edad?

Cheryl

Cheryl:

Por supusto que no. La cliente más mayor que he tenido era una mujer de 84 años. Había hecho dietas durante toda su vida sin resultados permanentes, siempre subiendo y bajando de peso. Pero necesitas conocimiento sobre la adicción. Esto es lo que te recomiendo hacer: primero, aprende sobre la adicción al azúcar en mi sitio web en Inglés, y después lee el libro de la Dra. Vera Tarman, Food Junkies, donde aprenderás mucho sobre la adicción al azúcar. Únete a nuestro grupo cerrado de apoyo en Facebook, donde obtendrás conocimientos, ideas y apoyo, lo que es muy importante ya que es una enfermedad crónica. Recibirás ayuda para mantenerte “libre de drogas”.

Un saludo,
Bitten

P. S.: a la señora de 84 años le fue muy bien, falleció por la edad hace algunos años con 94 años, no por comer chatarra.

La regla de los 21 días


Hola, Bitten. Y gracias por la increíble y generosa información que compartes aquí.

Pasé 21 días sin harina y sin azúcar, y después de la primera semana de síntomas de abstinencia, empecé a sentirme realmente bien. Entonces. en el día 22, me permití una excepción que incluía dos galletas y mi cerebro perdió el control por completo. Como una adicta al crack, seguí buscando en mi ciudad para conseguir dosis y más dosis. Cinco días después había recuperado todo el peso que perdí en 21 días y pasé cinco días pidiendo comida, comiéndomela, sintiéndome mal, bostezando y comiendo de nuevo.

Estaba convencida de la idea de que mi cerebro cambiaría totalmente después de 21 días. ¿Es la regla de los 21 días simplemente un reclamo?

Kik

Kik, no sé que tipo de conocimiento sobre la adicción tienes, pero si alguien sugiere que un adicto puede volver a comer azúcar/harina después de 21 días, es un fraude. No podemos volver. Necesitamos ser como un alcohólico que no puede tomar ni un sorbo de alcohol de nuevo. No podemos dar un bocado. Desintoxicarse de la azúcar/harina toma unos 21 días (a veces más) y los primeros 10 son los peores. Pero debemos seguir absteniéndonos. Te recomiendo que aprendas sobre la adicción al azúcar en mi sitio web en inglés y leas el libro de la Dra. Vera Tarman, Food Junkies, allí aprenderás mucho sobre la adicción. Únete a nuestro grupo cerrado en Facebook, allí obtendrás conocimientos, ideas y apoyo para mantenerte “libre de drogas” del azúcar/harina, alimentos procesados, día a día.

Un saludo,
Bitten

Antojos de azúcar con antidepresivos


Me prescribieron antidepresivos en noviembre. Tras 24 días estaba agotada por una fatiga continua. Mis inhibiciones se reducieron tanto que insultaba y comía como si estuviera pasando hambre. Gané 1 kilo (2 lb) por semana. Los antojos de azúcar se volvieron constantes.

Me recomendaron dejar la medicación y esperar un par de meses antes de volver a usar las medicinas. Sin embargo, los antojos de azúcar me asustan. Llevo comiendo bajo en carbohidratos cuatro años y esto es algo completamente nuevo.

PS: He dejado de insultar.

Mi problema es la ansiedad, con un marido mayor y sin ayuda.

Marion

Estimada Marion:

Está es una difícil lucha. Los antojos de azúcar son como experimentar un dolor grave de cuello. Cualquiera que no haya tenido un ataque de antojos antes no sabe cómo son. Espero que redujeras la dosis de antidepresivos en vez de dejarlos de golpe. Algunos de los problemas podrían incluso ser abstinencia de ellos. Es bien sabido que algunas personas reaccionan a los antidepresivos con aumento de antojos, resistencia a la insulina, fluctuaciones de azúcar en sangre que agravan los antojos y más síntomas de abstinencia. Ya que no sé por qué necesitaste antidepresivos, me pregunto si tu depresión es una consecuencia de una adicción al azúcar no tratada.

Has estado comiendo bajo en carbohidratos cuatro años, pero ¿has hecho más para tratar la adicción? Conozco a gente todo el tiempo que se encarga de la “parte de comida”, pero no se ocupan de otros problemas que derivan de la adicción. Solo estoy conjeturando, ya que la información en tu pregunta no es suficiente.

Aquí hay algunas herramientas: empieza tomando 1 cucharada de aceite de coco en un líquido caliente y una cucharadita de glutamina en polvo en agua normal entre comidas. La glutamina también es un aminoácido y tendrá un efecto bueno en el estómago y también aumenta el aminoácido GABA (neurotransmisor calmante). Mi experiencia es que la mayoría de mis clientes tenían una falta de GABA, no de serotonina. Si es necesario, come comidas más pequeñas y frecuentes durante dos-cuatro días y comprueba si los antojos disminuyen. Te recomiendo unirte a nuestro grupo de apoyo en Facebook para más recursos prácticos.

También siento tu situación de cuidar a tu marido y entiendo que es una situación muy estresante. Espero que los antojos se reduzcan y desaparezcan pronto.

Un saludo,
Bitten

Cómo decir no a los desencadenantes


Hola, Bitten, gracias por tomarte el tiempo para responder :-)

Me cuesta decir que no al azúcar/carbohidratos cuando hay un detonante. Me provoca por las emociones (estrés) y por señales, o por ambos cosas al mismo tiempo, un desastre. Todos los días tengo que pasar cerca de varias tiendas de alimentación al usar el transporte público, ir al trabajo, volver a casa, todos los sitios donde hay máquinas expendedoras, etc.

Así que, ¿cómo puedo aprender a decir que no a agarrar la comida y actuar en consecuencia? He aprendido sobre el cortex prefrontal y el cerebro reptil y entiendo el mecanismo, pero me cuesta controlar el impulso. Normalmente hago un plan y dos segundos después actúo de forma diferente.

Miriam

Miriam, sé de lo que estás hablando. Como adicta al azúcar, necesitamos muchas, muchas herramientas para recuperarnos. La comida es una pequeña parte de esto y la mayoría de la gente solo trabaja en el plan de comida.

Los factores estresantes crean una cascada de cambios hormonales y de neurotransmisores y provocan antojos. Comer azúcar crea estresores y así… Un carrusel. Una cosa que enseño es a tener contacto con un padrino de comida en los primeros días de la recuperación. Alguien a quien puedas llamar y hablar cuando pases los lugares que te desencadenan, es decir, maquinas expendedoras y demás. Has hecho muy buen trabajo conociendo y entendiendo el cerebro, y es fundamental como inicio, pero la fuerza de voluntad no ayuda. ¡Es como intentar enseñar a un cocodrilo a que te siga!

El mejor libro para enseñarnos cómo pensar acerca de “situaciones de riesgo” y cómo implementar estrategias para hacer frente y ser conscientes de nuestros signos de alerta es “Sobriedad” de Terence Gorski. Me ayudó inmensamente. Otra herramienta es escribir una publicación en nuestro grupo de apoyo en Facebook. Compartimos nuestras experiencias y cómo hemos lidiado con esto y muchas otras situaciones que nos encontramos en la recuperación. Bienvenida a bordo y recuerda tomártelo día a día.

Te deseo una genial recuperación,
Bitten

Preguntas y respuestas anteriores

Ver todas>

Videos low carb más populares

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores