Artículo: El gobierno de EE. UU. no tiene interés en una nutrición óptima

Mujer en laboratorio

Las investigaciones financiadas por el gobierno federal de los Estados Unidos nos pueden enseñar más sobre cómo alimentar a un pollo de corral que sobre las formas más eficientes de mejorar la salud de sus 330 millones de habitantes.

Esa es una de las provocativas afirmaciones de un nuevo y detallado artículo sobre la penosa situación de las investigaciones nutricionales en los Estados Unidos que ha publicado POLITICO, un sitio web de periodismo político especializado en artículos extensos sobre temas de política pública.

Politico: Cómo Washington mantiene a los estadounidenses enfermos y obesos (artículo en inglés)

En él se menciona que “lo que comemos los estadounidenses nos está enfermando a una escala asombrosa, pero teniendo en cuenta la inversión federal en investigación nutricional, no parece que a Washington le importe mucho”.

El artículo de 6500 palabras señala que en 1970 solo el 14 % de la población era obesa. Ahora la cifra es de un 40 %. Además, se calcula que un 70 % de la población tiene sobrepeso. Sin embargo, los estudios financiados por el gobierno se centran más en enfermedades específicas que en la causa principal de muchas enfermedades: una alimentación deficiente.

La ciencia nutricional dejó de ser una prioridad del centro médico de investigación más importante de Estados Unidos, el Instituto Nacional de la salud (NIH), hace casi 50 años. Además, no hay ninguna institución dedicada a este tema, ninguna dirección central y poco personal, según se indica en el artículo escrito por las periodistas Catherine Boudreau y Helena Bottemiller Evich.

…El gobierno federal ha dedicado solo una pequeña fracción del dinero dedicado a la investigación para nutrición, una cuantía insuficiente para seguir el ritmo de la actual crisis de enfermedades relacionadas con la alimentación. Estudiar la relación entre la alimentación y la salud es algo tan secundario que Washington ni siquiera se molesta en llevar un seguimiento de la cantidad total que se gasta cada año.

Según un investigador citado en el artículo, “Sabemos más sobre la nutrición de un pollo que de la de los humanos”. Eso se debe a que el Servicio de Investigación Agricultural (ARS), que supervisa los centros de investigación nutricional del Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, considera que trabaja para los agricultores en vez de en pro de la salud de la población de los Estados Unidos.

De hecho, aunque la USDA es responsable de elaborar las recomendaciones nutricionales de EE. UU., gasta menos de un 10 % de su presupuesto en su división de investigación, la ARS. Según señala el artículo, su presupuesto llegó a un máximo de 9,4% en 1998.

Muchos de los hechos y opiniones expresados en el artículo no tomarán por sorpresa a los lectores de Diet Doctor, ya que hemos hablado en el pasado de los problemas de las recomendaciones nutricionales de la USDA, de los fracasos de las investigaciones nutricionales y de las “guerras ideológicas de nutrición” que dejan de lado la ciencia en favor de las creencias y sesgos personales.

El artículo señala que un pequeño grupo de defensores de la nutrición están intentando crear un nuevo Instituto de nutrición en el NIH. Sin embargo, otras personas son escépticas sobre si es acertado y viable crear una nueva agencia de nutrición administrada por el gobierno en estos tiempos de tanta alteración en Washington.

Como nuestro director médico, el Dr. Bret Scher, dice: “No deberíamos depender del gobierno para decirnos cómo comer y cómo estar sanos. La historia nos lo ha demostrado. Y en Diet Doctor esperamos mostrar desde una perspectiva más amplia cómo puedes usar la nutrición para mejorar tu salud y tu vida”.

Anteriormente

Miles de personas le dicen al USDA que actualice las guías obsoletas

La crisis de salud actual y las pautas de alimentación de Canadá

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores