Un panorama en cambio para las dietas bajas en carbohidratos

alimentos_bajos_en_carbohidratos

Tras muchos años de ser consideradas como “dietas de moda”, las dietas keto y baja en carbos están ganando su lugar en la nutrición convencional. En este artículo repasamos algunos de los cambios que se han producido últimamente en los organismos que dictan pautas alimentarias de los EE.UU., siendo así ejemplos a seguir para el resto del mundo.

¿Cómo es posible saber cuándo ha cambiado el paradigma?

Realmente no se puede. Los cambios revolucionarios en la ciencia y la cultura normalmente no ocurren de un día para otro. Los cambios son graduales y dispares, y el progreso viene en oleadas.

La teoría microbiana, que sostiene que las enfermedades son causadas por microorganismos que invaden el cuerpo, empezó a tomar forma mucho antes de que los experimentos del científico Louis Pasteur convencieran a muchos de sus compañeros a finales de la década de 1850 para comenzar a tomarla en serio.

Pero incluso los experimentos de Pasteur no fueran tan concluyentes como creemos ahora. Además, algunas personas la celebraron porque también parecía refutar la teoría de la evolución. En aquel entonces la teoría de la evolución estaba estrechamente relacionada con la idea que Pasteur refutó, la de la “generación espontánea”, que estaba formada sobre la base de que los seres vivos podían surgir de los objetos, como de la comida en descomposición.

Incluso después del cambio de siglo, la teoría microbiana siguió siendo una idea cuestionada en algunos lugares, y el “negacionismo de la teoría microbiana” existe incluso en la actualidad.

Las dietas bajas en carbohidratos como intervenciones para la obesidad, la diabetes y la epilepsia cuentan con una dilatada historia tanto en los círculos populares como en la ciencia médica. No fue hasta que las dietas bajas en grasa empezaron a ganar popularidad cuando la reducción de carbohidratos comenzó a verse como una dieta “peligrosa” o “de moda”.

Pero las tornas están cambiando poco a poco.

La Asociación Estadounidense de la Diabetes acepta la alimentación baja en carbohidratos

El primer —y sumamente importante— cambio ocurrió el año pasado, cuando la Asociación Estadounidense de la Diabetes (ADA) incluyó las dietas bajas en carbohidratos en sus opciones de terapia nutricional que deberían ofrecerse a las personas con diabetes tipo 2.

Como descubrimos a principios de este año, la directora general de la ADA, Tracey Brown, controla su diabetes tipo 2 con una dieta baja en carbohidratos.

Las dietas bajas en carbohidratos no aumentan el riesgo de enfermedades crónicas

Un signo más sutil, pero no menos importante de cambio, es que el Comité Consultor de Pautas Alimentarias (DGAC) publicó su borrador de conclusiones para el informe que habla de la creación de las Pautas Alimentarias para los Estadounidenses. Aunque las conclusiones acabaron escondidas en las palabras del comité, se tradujeron en algo bastante sorprendente.

La DGAC afirmó que las dietas que no se ajustan al rango aceptable de distribución de macronutrientes —entre las que están todas las dietas bajas en carbohidratos y altas en grasas— no aumentan el riesgo de cardiopatías.

La DGAC también señaló que no hay suficientes evidencias que indiquen que las dietas bajas en carbohidratos aumenten el riesgo de sufrir diabetes tipo 2, sobrepeso u obesidad.

Eso significa que los médicos que usan las dietas bajas en carbohidratos pueden asegurar a sus pacientes que, de acuerdo con la DGAC, no existen evidencias de que estas dietas causen un aumento del riesgo de cardiopatías, diabetes tipo 2 u obesidad.

Especialistas en diabetes forman a sus colegas sobre la dieta baja en carbos

Estas noticias se dieron en un momento en el que hay más médicos que usan las dietas bajas en carbohidratos y cetogénicas con sus pacientes. Un sorprendente ejemplo de esto proviene de la Asociación para el Tratamiento de la Diabetes y Especialistas en Educación (ADCES).

La ADCES es una organización líder en el mundo en el tratamiento de la diabetes. Son conocidos por especializarse en la formación y el apoyo centrados en el paciente. Sin embargo, han tardado en aceptar la reducción terapéutica de carbohidratos como una forma de ayudar a las personas a controlar —e incluso revertir— la diabetes tipo 2.

Si nos atenemos a la edición de mayo de su revista revisada por pares, ADCES in Practice, eso parece estar cambiando, pues contaba con dos artículos que respaldan el uso de la reducción de carbohidratos en personas con diabetes.

Uno de los artículos, “Ajustes de medicación para menús cetogénicos”, enseña a los especialistas en educación para la diabetes a ayudar a sus pacientes a evitar niveles peligrosamente bajos de glucemia debidos a la sobremedicación mientras se sigue una dieta cetogénica. Fue escrito por la farmacéutica Diana Isaacs y la dietista Dawn Noe, y proporciona información sobre cómo los médicos pueden apoyar de forma segura a sus pacientes que usan la dieta cetogénica.

El otro artículo, escrito por Danielle Chi, enfermera, afirma que las investigaciones demuestran que una reducción de los carbohidratos puede ser una intervención efectiva para ayudar a las personas con diabetes a conseguir sus objetivos de salud. Su propia experiencia como enfermera con diabetes de tipo 1 lo respalda.

Desafortunadamente, también ha descubierto que cuando hospitalizan a sus pacientes por otras afecciones, a menudo les dicen que sus niveles normales de HbA1c son “demasiado bajos” y les recomiendan volver a comer al menos 60 g de carbohidratos en cada comida.

Los impactos negativos en la salud que ocurren cuando los pacientes siguen estos consejos son frustrantes tanto para el paciente como para Chi. Su respuesta se plasma en el título del artículo, “Por favor, dejen de decir a mis pacientes que coman más carbohidratos”.

La grasa saturada no es un “peligro”

Por último, también estamos observando cambios en una de las barreras más importantes para la aceptación de la dieta baja en carbohidratos. Muchos médicos creen que las dietas bajas en carbohidratos son peligrosas porque normalmente no restringen la grasa saturada y se piensa que eso puede causar un aumento del riesgo de cardiopatías.

Sin embargo, el Journal of American College of Cardiology, que tiene una gran influencia en los médicos que tratan las cardiopatías, publicó recientemente un artículo de revisión que pide que se vuelvan a evaluar los “peligros” de la grasa saturada.

Que un artículo que habla en contra de la restricción de la grasa saturada pase un proceso de revisión por pares en esta revista es, como explica el Dr. Bret Scher, una gran noticia.

¿Podría ser que promover la dieta baja en grasas y criticar la dieta baja en carbohidratos haya sido un gran error?

La historia empieza a revertirse por sí misma

En 1957, Newsweek publicó un artículo titulado “Grasas: culpabilidad no probada” en “Una nueva moda: la dieta anticolesterol o baja en grasas”.

El artículo indica que “los científicos no han llegado a ningún tipo de acuerdo sobre si la dieta proporciona algún beneficio”. Y aunque nunca se consiguió el consenso científico, los principios bajos en grasa se incluyeron 20 años después en las pautas de nutrición nacionales.

Las dietas bajas en grasas y altas en carbohidratos se convirtieron en la definición estándar de “dieta saludable” por todo el mundo desde la década de 1970 hasta ahora. Pero también es importante recordar lo siguiente: el libro de dieta baja en carbohidratos del Dr. Robert Atkins, publicado por primera vez en 1972, “estuvo durante cinco años como bestseller en la lista del The New York Times y se ganó un lugar entre los 50 mejores libros de la historia”.

A pesar de ir en contra de la política pública oficial, las dietas bajas en carbohidratos siguieron siendo una opción popular para millones de personas. Finalmente, la ciencia médica ha empezado a ponerse al día.

En el 2002, la revista Time nombró a Atkins como uno de las “Personas importantes”, con este comentario:

Durante 30 años, Atkins predicó las virtudes de una dieta baja en carbohidratos; durante 30 años los estadounidenses amantes de los bistecs querían creerle; y durante 30 años sus doctores les dijeron que no lo hicieran. Pero en 2002, aparecieron varios estudios que respaldaban el enfoque poco convencional de Atkins, y el sistema médico finalmente está empezando a cambiar de opinión”.

Aún hay mucho por hacer, y 18 años después, el sistema médico aún está empezando a cambiar de opinión. Pero los cambios recientes indican que el entorno está cambiando profundamente para las dietas bajas en carbohidratos. Y siguiendo con este cambio, hay grupos en los Estados Unidos intentando conseguir que la política nutricional oficial cambie.

La red de acción baja en carbohidratos (L-CAN) está trabajando para conseguir una opción baja en carbohidratos bien definida en las Pautas Alimentarias para Estadounidenses. El sitio web de L-CAN tiene recomendaciones sobre cómo puedes ayudarles en su propósito.

La Coalición de la Nutrición (TNC) está centrada en asegurar que la política nutricional de los Estados Unidos esté basada en las evidencias más sólidas posibles. Están trabajando específicamente en intentar aumentar los límites actuales de las grasas saturadas. El sitio web de la TNC ofrece más información sobre cómo puedes ayudarles.

Aquí en Diet Doctor estamos haciendo nuestra parte, proporcionando un curso de formación médica continuada certificado para que los profesionales médicos —médicos, enfermeros y dietistas— pueden aprender cómo prescribir de forma segura y efectiva dietas bajas en carbohidratos a los pacientes para los que sean apropiadas.

Considera unirte como miembro para apoyar nuestros esfuerzos por cambiar el paradigma aun más. Apúntate a nuestra prueba gratuita de 30 días para participar en la comunidad de Diet Doctor.

Más publicaciones

Virta Health publica nuevos datos sobre la dieta baja en carbos para la diabetes tipo 2

Grasa saturada o azúcar: ¿cuál es la causa del hígado graso?

La dieta baja en carbos (y proteína en polvo) mejoró los marcadores de de salud


¿En busca de una alimentación saludable?

Nuestra membresía Diet Doctor plus te ayuda a conseguirlo. Empieza con la prueba gratis para poder acceder a nuestros menús low carb y keto, a la fantástica herramienta de planificación de menús y a todos nuestros videos de cocina.

Empieza tu prueba gratuita