¿Qué tan malos son los “días trampa” para la salud?

mano sosteniendo un helado

Admitámoslo, nadie es perfecto. Y nadie debería intentar serlo. Tener deslices y cometer errores forma parte de la naturaleza humana. No obstante, un reciente estudio ha examinado si es posible que seguir una dieta baja en carbos y rica en grasas nos exponga a más lesiones vasculares cuando se hacen “días trampa”.

Antes de nada, te recordamos que tenemos una detallada guía sobre “hacer trampa”: Guía para hacer trampa al comer bajo en carbos y keto. Lo más importante es entender por qué hacemos trampa. ¿Se debe a que surgió una oportunidad única? ¿O es porque queremos encajar? ¿Quizá no nos preparamos correctamente? ¿O tenemos problemas para controlar los antojos? Cada razón tiene su propia explicación, así como distintas soluciones.

Más allá de las razones que nos llevan a hacer trampas, un nuevo estudio ha sembrado dudas sobre si la abstención crónica de carbohidratos nos hace más vulnerables al riesgo de sufrir picos alarmantes de glucemia si nos exponemos de forma repentina a los carbohidratos. ¿Podría esto causar lesiones vasculares? El estudio, publicado en la revista Nutrients (en inglés), parece indicar que la respuesta es afirmativa, y la prensa generalizada está dando a entender que la gente que come keto debe dejar de hacer días trampa o, de lo contrario, pagará las consecuencias.

Everyday Health: Los días trampa en la dieta keto pueden dañar los vasos sanguíneos (en inglés)

La teoría es que con la abstención de carbohidratos ocasionamos que el cuerpo no esté bien preparado para tolerarlos cuando los consumimos de forma puntual. Por algún motivo, comer carbohidratos de forma crónica puede hacer que el cuerpo esté mejor capacitado para tolerarlos. Y aquí surge la primera pregunta que debemos plantear: incluso si hay un aumento del posible daño vascular debido a un “día trampa”, ¿es eso mejor o peor que el consumo crónico de carbohidratos y el efecto metabólico negativo constante que provocan en el organismo? Este nuevo estudio no abordó esta duda, pero los estudios que han mostrado que las dietas bajas en carbos corrigen la diabetes (en inglés), mejoran la presión arterial y reducen la escala de riesgo cardiovascular a 10 años (en inglés) podrían indicar que los beneficios clínicos superan cualquier posible inquietud.

El estudio en cuestión fue muy pequeño, con solo nueve voluntarios varones sanos con una edad promedio de 21 años. Ninguno de ellos había llevado una alimentación alta en grasas antes, ya que se excluyó del estudio a todos los que lo habían hecho. Los autores midieron la dilatación mediada por flujo (un marcador de la función endotelial o la salud vascular general) después de una carga de 75 gramos de glucosa mientras seguían una alimentación estándar. La mismas personas comenzaron después una alimentación baja en carbohidratos y rica en grasas durante siete días, tras los que volvieron a medir la dilatación mediada por flujo antes y después de la carga de 75 gramos de glucosa.

Los investigadores hallaron que la disfunción endotelial provocada por la carga de glucosa fue de la misma magnitud al seguir una alimentación estándar que al seguir una alimentación baja en carbohidratos y alta en grasas. Cabe destacar que en ambos casos la variación fue minúscula, menos del 1 % de los valores iniciales (una variación del 0,58 %), pero estadísticamente significativa. Al contrario de lo que preveían los autores, la intervención no agravó el efecto.

Si el estudio hubiera acabado en ese momento, se habría declarado nulo. No hubo una diferencia significativa en la actividad vascular tras una carga de glucosa en las personas que llevaron una alimentación estándar en comparación con las que llevaron una alimentación baja en carbohidratos y rica en grasas.

Sin embargo, cuando los voluntarios que siguieron una alimentación baja en carbohidratos y alta en grasas estaban en ayunas, tuvieron una pequeña disminución (una variación del 0,71 %) de la función endotelial. Esto me hace pensar que tiene relación con que el estudio fuera de corta duración y no tuvieran el tiempo adecuado para adaptarse a la cetosis. Los autores reconocen que los estudios de larga duración son incongruentes acerca de si las dietas bajas en carbohidratos y ricas en grasas causan disfunción endotelial. Y creo que la adaptación tiene un papel importante en tal incongruencia.

El estudio no acabó ahí. Los investigadores también midieron las denominadas micropartículas endoteliales. Si es la primera vez que oyes hablar de ellas, no te preocupes, no eres el único. Ni yo ni tampoco una docena de compañeros a los que pregunté lo habíamos hecho. Basta con decir que son un recurso de investigación para determinar un aumento de la inflamación o del estrés vascular, pero se les conoce escasa utilidad clínica en personas.

El estudio sí mostró una mayor liberación de estas micropartículas en las personas que consumieron la carga de glucosa después de una semana con una alimentación baja en carbohidratos y rica en grasas que cuando llevaban la alimentación de control. Así que, en esto se basa la conclusión de que las cargas de glucosa son más peligrosas al llevar una alimentación baja en carbohidratos y alta en grasas. No obstante, ¿está justificada tal conclusión?

Antes de dejarnos llevar, pongamos los hallazgos en perspectiva:

  1. El estudio solo contó con nueve voluntarios. Si miramos los datos, uno tuvo valores atípicos en la reacción de las micropartículas cuando seguía una alimentación baja en carbohidratos y alta en grasas. Los efectos individuales se atenúan cuando el tamaño de la muestra es mayor, pero con un tamaño de muestra tan pequeño, un valor atípico afecta tremendamente los resultados, que fue lo que ocurrió aquí.
  2. El resultado anómalo en reacción a la prueba de la tolerancia a la glucosa fue en un biomarcador bastante desconocido, y no hubo diferencias significativas en la reacción fisiológica de los vasos sanguíneos, una medición más útil clínicamente. Por lo tanto, el criterio de valoración con más importancia clínica fue nulo.
  3. Los voluntarios siguieron una alimentación baja en carbohidratos y alta en grasas durante solo siete días. Sabemos que la adaptación a este tipo de dieta puede tomar semanas o meses, de modo que es difícil interpretar una reducción tan pequeña de la función endotelial cuando se ayuna mientras se sigue una alimentación baja en carbohidratos y alta en grasas debido a la corta duración.
  4. Lo que realmente hay que preguntarse es si comer bajo en carbos y alto en grasas con “días trampa” de vez en cuando es mejor o peor a largo plazo que una alimentación baja en grasas y alta en carbos. Para las personas que tienen diabetes y síndrome metabólico, no hay duda de que los datos parecen indicar que es mejor, aunque definir la cantidad y el alcance de hacer “días trampa” es problemático.

En definitiva, el estudio es interesante, pero demasiado preliminar para que sea motivo de inquietud. Es más importante entender los beneficios a largo plazo que observamos con la alimentación baja en carbos y alta en grasas, además de comprender por qué es posible que necesitemos “días trampa” y qué podemos hacer al respecto (consulta nuestra Guía para hacer trampa en la dieta baja en carbos y keto). Confío en ver más datos en esta dirección en el futuro pero, por ahora, archivemos este estudio como un indicio poco fundado que requiere más investigación.

Gracias por leernos,
Dr. Bret Scher, FACC

Anteriormente

Noticias imprecisas sugieren que los bajos carbos causan fibrilación auricular

Cardiólogo en el Houston Chronicle: ¿Quieres un corazón más sano?

Cardiólogo en The Washington Times: “Los carbohidratos nos están matando”

Guías

Cómo normalizar la presión arterial

El colesterol y las dietas bajas en carbohidratos

Cardiopatías

6 comentarios

  1. Julia
    No entendí nada

    Alta en carbohidratos y baja en grasa es mejor para un diabético??

    Respuesta: #3
  2. 1 comentario eliminado
  3. Alejandra
    Como empezar la dieta de ayuno intermitente m podrían. Explicar para hacer la de ayuno de 16 horas como es eso a la semana ! Gracias
  4. Tannya
    Llevo haciendo dieta moderada en carbohidratos desde hace casi un mes, anteriormente había estado haciendo keto durante dos meses y la mejoría que se tiene a nivel de paladar es increíble, por eso es que la comida de los días trampa no es tan deliciosa como yo pensaba antes de hacer keto, he notado que cuando consumo ciertos alimentos altos en carbohidratos o la famosa comida chatarra mi cuerpo no la tolera adecuadamente, de hecho hasta me sube los latidos del corazón y me da dolor de estómago e inflamación lo que me lleva al síndrome del colon irritable, realmente queremos una vida padeciendo de esas cosas solo por consumir carbohidratos chatarra?
    La verdad yo no quiero una vida así, me quedo con mi dieta moderada en carbohidratos y con los carbohidratos complejos los cuales no me hacen daño.
  5. Ana Pesantes
    Que terrible noticia!! ....pues tal cual dice el artículo, Nadir es perfecto Y cualquiera puede pecar algún día con algo de carbs.....y q esto lo pueda llevar a tener serios problemas cardiovasculares me parece terrible
    Entonces sería mejor. NO hacer estilo Keto 0 carbs, sino keto muy baja en carbs, de esta manera estaríamos protegiéndonos de un posible problema mayor deveniente del estilo O total carbs
    Este artículo me ha puesto a pensar...,
  6. Maria Jose
    Es un poco confuso el punto de vista del autor con respecto a dicha investigación, pienso que debería ser mas preciso, sin tanto rodeo...

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores