¿Puede que saltarte el desayuno te dé diabetes?

Iconos desayuno

Por supuesto que no. Saltarte el desayuno no te dará diabetes de tipo 2. Pero eso es lo que los artículos sobre un reciente ensayo dan a entender.

ABC News: Saltarse el desayuno incluso una vez a la semana puede aumentar el riesgo de diabetes de tipo 2

Boston 25 News: ¿Saltarse el desayuno? La ciencia dice que puede aumentar tu riesgo de diabetes de tipo 2

Este estudio, publicado en The Journal of Nutrition, fue un metanálisis de seis estudios observacionales que concluyeron que las personas que se saltaron el desayuno tenían un riesgo 22 % mayor de desarrollar diabetes de tipo 2. Dada la popularidad de la alimentación con restricción de tiempo y el ayuno intermitente, este estudio contradice directamente la creencia generalizada de que comprimir nuestro intervalo de alimentación y saltarnos el desayuno mejora la pérdida de peso y la sensibilidad a la insulina.

Sin embargo, como a menudo ocurre, la calidad de la evidencia no justifica los titulares. El estudio solo incluyó seis estudios observacionales. Como hemos mencionado antes, los estudios observacionales no prueban causalidad. De hecho, cuanto menor sea el cociente de riesgo, mayor probabilidad de que los hallazgos sean con más probabilidad causa de ruido estadístico y variables de confusión que de un resultado real. Un cociente de riesgo de 1,22 encaja en esa descripción. Otro criterio para evaluar la calidad de los estudios observacionales es buscar una dosis-respuesta lineal, lo que significa que cuantos más participantes hagan X, mayor el riesgo. En este ensayo, hubo una respuesta no lineal que se estancó después de cinco días saltándose el desayuno.

¿Cuáles pueden ser los valores de confusión? Otros ensayos observacionales de saltarse el desayuno mostraron que los sujetos tenían más probabilidades de comer refrigerios por la noche, mayormente carbohidratos y dulces, o consumían calorías de más durante el resto del día. Recuerda, estos estudios no analizaban una alimentación de tiempo restringido, donde los sujetos solo comen durante un intervalo corto de tiempo, como del mediodía a las 6 de la tarde. Simplemente se saltaron el desayuno y por lo demás comieron cuando quisieron.

Esto encaja perfectamente con mi experiencia clínica de gente que continúa siguiendo una dieta alta en carbohidratos y se salta el desayuno. Los alimentos altos en carbohidratos siguen causando ciclos de glucosa e insulina, continúan estimulando antojos y causando un aumento de refrigerios y consumo rebote de calorías durante el día.

De nuevo, tenemos que ser precavidos con los estudios observacionales de baja calidad que solo cuentan la mitad de la historia. En mi experiencia, la solución es seguir una dieta baja en carbohidratos y alta en grasas y después incorporar ayuno intermitente o alimentación con restricción de tiempo. Esto probablemente le da a la gente la mejor opción de mejorar la sensibilidad a la insulina, mejorar el síndrome metabólico y prevenir la diabetes de tipo 2.

Gracias por leernos,
Dr. Bret Scher, FACC

Anteriormente

Insulina, antes salvadora, ¿ahora mortal?

Son los fármacos para la diabetes como hacer malabares, ¿hay una forma mejor?

La diabetes está relacionada con la disfunción cognitiva temprana

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores