La cura milagrosa

Preparandose para correr

La revista BMJ publicó recientemente un editorial titulado “La cura milagrosa”.

Es una afirmación bastante arriesgada si pretendes que esté a la altura. A veces la clase médica ha atribuido esa frase a nuevos medicamentos. Quizá la cura de la tuberculosis o la vacuna para la polio fueron milagrosas, pero desde entonces no ha habido más casos.

Y, ¿qué puede decirse de la nutrición? Aunque soy un gran fan de la nutrición baja en carbohidratos, ¿cumple los criterios para poder considerarse una cura milagrosa?

Supongo que la pregunta da por hecho que hay criterios que definen qué es una cura milagrosa, pero no es así. Sin embargo, en el caso de la pérdida de peso, del tratamiento de la diabetes y del síndrome metabólico, la nutrición baja en carbohidratos se puede acercar bastante a una cura milagrosa.

Pero en este editorial se usó el término para describir la actividad física.

Debo admitir que creo que estar de acuerdo. Al menos en parte.

En un estudio tras otro se demuestra que las personas que son más activas físicamente viven más tiempo y mejor. Aunque los datos observacionales no prueban causalidad, teniendo en cuenta que los únicos efectos secundarios suelen ser beneficiosos, ¿por qué no promover la actividad física?

Pero ahí nos encontramos con un problema. Como dice un antiguo refrán, si algo es bueno, cuanto más haya, mejor, ¿no?

Pero no es necesariamente así respecto al ejercicio.

Los primeros triatletas que se dedicaron a hacer ironmans tienen ahora entre 50 y 60 años, y se está descubriendo en las consultas de cardiología que sufren fibrilación atrial (una arritmia cardíaca potencialmente peligrosa).

Hay estudios que muestran que los deportistas que entrenaron durante años realizando ejercicios de resistencia intensos tienen una puntuación de calcio mayor que los controles con los que se comparó. Cabe señalar que no tienen necesariamente un riesgo de ataques al corazón y de fallecimiento mayor, pero los datos son aún prematuros.

Estos son ejemplos extremos. Para mí es preferible tener que recomendar a un paciente que modere el ejercicio si lo hace de forma demasiado intensa, que suplicarle que se levante del sofá y dé un paseo. Que pueda estar haciendo ejercicio de forma excesiva, es el mejor problema que puede haber.

Así que, aunque nada es perfecto, realizar una actividad física de forma regular puede acercarse. Eso no significa que debamos entrenar para una triatlón o una maratón. Significa que debemos priorizar andar durante al menos 30 minutos, cinco días a la semana. Significa que deberíamos añadir entrenamiento de fuerza de forma regular con ejercicios con el peso corporal o bandas, o si estás listo, con pesas (no todo el mundo puede hacerlo, ya que se necesita una cierta forma física). Significa que si te mantienes activo, probablemente estés más sano.

La nutrición es importante. No hay ninguna duda y es nuestro principal mensaje aquí en Diet Doctor.

Pero no olvides mantenerte activo para ayudarte a estar sano.

Gracias por leernos,
Dr. Bret Scher, FACC

Videos sobre ejercicio

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores