¿Es la grasa mala para nuestro intestino? Preguntemos a las bacterias…

Intestines Sketch with Guts Bacteria

Un nuevo estudio aleatorizado en China trata de decirnos que la grasa es mala para nuestra microbiota, y los titulares salieron uno tras otro.

La Nación: Una dieta alta en grasa puede alterar los microbios intestinales

Cadena Ser: Una dieta alta en grasas aumenta los procesos inflamatorios del cuerpo

Infosalus: Dieta alta en grasas, ¿cómo cambia la microbiota?

¿Deberíamos creerlo?

Pues la verdad es que no.

El estudio en cuestión tomó a 217 adultos chinos y los aleatorizó en una cohorte baja en grasas (20 % de las calorías), una moderada en grasas (30 %) y otra alta en grasas (40 %). Ahora mismo te deberían de estar saltando las alarmas. Si el grupo alto en grasas solo come un 40 % de las calorías de grasa, ¿de dónde provienen el resto de las calorías? El resto de las calorías de las cohortes provienen de los carbohidratos. Esto difícilmente se ajusta al criterio de una verdadera dieta “alta en grasas”.

¿No sabíamos ya que las dietas que son algo altas en grasas y altas en carbohidratos suelen provocar los peores efectos en la salud? Añadir grasa a un sistema sobrecargado con una alta insulina por los carbohidratos y el azúcar no es una buena idea. Tan solo mira los 50 años de historia de la dieta estadounidense estándar.

La segunda señal de alarma te debería hacer preguntarte, “¿De dónde venía la grasa?”. La mayoría de la ingesta de grasa fue de aceite de soja. Es ingenuo pensar que el aceite de soja, un aceite de semilla de omega-6 producido de forma industrial, tiene los mismos efectos metabólicos que las grasas procedentes de alimentos naturales como los huevos, el queso, las carnes y los aguacates.

La tercera señal de alarma (como si necesitáramos más) debería hacer que te plantees, “¿Realmente sabemos qué suponen las alteraciones en la microbiota para la salud a largo plazo?”. Entiendo que todos los estudios no pueden ser estudios de 30 años que midan resultados reales como la mortalidad, la longevidad y los ataques al corazón, por lo que necesitamos tomar los marcadores subrogados para llevar un seguimiento y que así nos den una idea sobre la salud a largo plazo. Sin embargo, la clave es escoger los marcadores subrogados que sabemos con seguridad que corresponden a resultados clínicos significativos. Aunque la investigación sobre la microbiota es prometedora, está aún muy lejos de ayudarnos a tomar decisiones clínicas con confianza a largo plazo.

Si queremos conocer los efectos de una dieta baja en carbos y alta en grasas en nuestra salud, primero necesitamos probar realmente una dieta baja en carbos y alta en grasas basada en comida real y no en aceites ultraprocesados. Después necesitamos medir los resultados que importan. Puede no ser fácil, pero si queremos respuestas útiles, ese es el camino a la verdad.

Gracias por leernos,
Dr. Bret Scher, FACC

Chica pensando en mantequilla

Grasas sanas en una dieta keto o baja en carbos

Guía En una dieta keto o baja en carbos, la grasa es tu fuente de energía principal, así que escoger variedades sanas y comer la cantidad adecuada es importante. Esta guía tiene todo lo que necesitas saber sobre la grasa en una dieta con restricción de carbos.

Anteriormente

No es nada nuevo: las grasas lácteas son beneficiosas para la salud

Comida frita vinculada a una mayor mortalidad

Las dietas bajas en carbohidratos no aceleran la calcificación coronaria

Videos sobre salud

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores