El metaboloma puede ser el nuevo signo vital

Healthy Lifestyle Concept Illustration

Todos conocemos nuestros signos vitales. Todas las visitas al médico empiezan en la báscula, seguido de la frecuencia cardíaca y la presión arterial. Entre estas cosas, la mayoría de la gente se centra más en la báscula y en preguntas como: “¿Cuál es tu peso objetivo?” o “¿Cuánto peso has perdido (o ganado)?”.

Sin embargo, parece que nuestra obsesión con el peso nos puede estar distrayendo de lo que realmente importa: la salud.

Escribimos recientemente acerca de que los hábitos saludables son más importantes que el peso, y por una buena razón.

A fin de cuentas, en el peso está incluida la altura, los músculos, los huesos, el tejido adiposo y más. De todo ello, solo el tejido adiposo es preocupante, y aun en ese caso el tejido adiposo visceral (abdominal) es mucho más preocupante que el tejido adiposo periférico. ¡No es de extrañar que el peso sea un indicador de salud tan deficiente!

Hay estudios que demuestran que podemos tener sobrepeso y estar sanos, y peso normal pero no estar sanos. ¿Cómo podemos saber si vamos por el buen camino o si estamos en riesgo?

Un nuevo estudio en Cell Metabolism sugiere que nuestro “metaboloma” puede ser la respuesta que hemos estado buscando. Los investigadores observaron de forma retrospectiva los marcadores sanguíneos metabólicos en 2.000 personas durante un período de 13 años para ver si alguno podía predecir mejor el riesgo de salud que simplemente el peso o el IMC.

World Economic Forum: Es hora de cambiar la forma en que medimos la obesidad

Descubrieron que las personas de peso normal con un metaboloma poco saludable “tenían un 50 % más de probabilidades de volverse obesos en los próximos diez años y tenían un riesgo 200-400 % mayor de cardiopatía”. También descubrieron que las personas con sobrepeso y con análisis de sangre con resultados de metaboloma normales tenían un riesgo mucho menor de resistencia a la insulina y cardiopatías, y que el metabolismo era un mejor factor pronósitoco de la salud que las pruebas genéticas.

A medida que estas pruebas estén más disponibles de forma comercial, aprenderemos mucho más sobre su utilidad en el mundo real. Mientras tanto, debemos seguir utilizando el peso como uno de los muchos parámetros de los que podemos llevar un seguimiento. Pero en vez de centrarnos en el peso, debemos seguir centrándonos en los hábitos saludables, sabiendo que la mejor manera de mejorar nuestra salud es con algunos sencillos hábitos:

  • Comer alimentos reales bajos en carbohidratos y azúcar
  • Hacer actividad física con regularidad
  • Priorizar la gestión del sueño y el estrés

Si consigues tener estos hábitos, puedes dar por seguro que tu salud y metabolismo mejorarán.

Gracias por leernos,
Dr. Bret Scher, FACC

Para leer más

ABC: El metaboloma: otra forma de medir los efectos nocivos de la obesidad sobre la salud

Anteriormente

Acabar con la enfermedad con crossfit, bajo en carbohidratos y ayuno intermitente

El riesgo de diabetes empieza mucho antes del diagnóstico real

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Publicaciones anteriores