Dejemos de culpar; busquemos la raíz metabólica de la obesidad.

Paraguas arcoíris entre paraguas grises

La psiquiatra Georgia Ede realizó un fantástico trabajo con un genial artículo sobre la obesidad, su verdadera causa y nuestro desafortunado hábito de culpar a quienes la sufren. Nos recuerda que al igual que los paraguas están asociados con la lluvia pero no la causan, la obesidad no necesariamente causa las muchas enfermedades que se agrupan con ella. Así que culpar a un paciente obeso por su nuevo diagnóstico de diabetes es simplemente culpar a la víctima.

Psychology Today: Obesidad: deja de culpar, empieza a entender

En su artículo, Ede señala que la resistencia a la insulina es la principal culpable de la epidemia de obesidad y la disfunción metabólica asociada. Explica cómo la resistencia a la insulina actúa en contra de las personas con obesidad, incluso cuando los pacientes intentan comer menos para controlar el peso. Ella va aun más lejos:

La combinación de recomendaciones dietéticas irresponsables y poco científicas y los consejos ineficaces e insostenibles para perder peso han hecho que muchas personas con obesidad se sientan desmoralizadas y desesperadas. Durante toda nuestra vida, se nos ha dicho que hay que temer los alimentos naturales ancestrales, ricos en nutrientes y saciantes como la carne roja y los huevos, que están prácticamente libres de carbohidratos, no son adictivos y tienen un efecto moderado en nuestro sistema de señalización de insulina. Sin embargo, las autoridades de salud pública nos han aconsejado a todos, independientemente de nuestro estado metabólico, que consumamos harinas, cereales, jugos y productos lácteos sin grasa que aumentan los niveles de glucosa sanguínea y/o insulina. Los picos de insulina activan el almacenamiento de grasa, desactivan la quema de grasa, desencadenan la liberación de hormonas del estrés y aumentan el apetito, creando un círculo vicioso de antojos y aumento de peso en las personas susceptibles.

La Dra. Ede anima a los lectores a ser lo suficientemente curiosos como para echar un segundo vistazo a los supuestos no tan plausibles de la corriente dominante sobre los pacientes con sobrepeso y obesos. Además, incluye un artículo complementario para médicos donde afirma que una mejor comprensión de la resistencia a la insulina es fundamental para mejorar la atención al paciente.

Anteriormente

El poder del tratamiento nutricional

Problemas con los carbohidratos

El Dr. Ludwig en el NYT: El precio de la obesidad en Estados Unidos

Guías

La dieta baja en carbohidratos para principiantes

Otras publicaciones relacionadas

2 Comentarios

  1. Maria
    Tengo entendido que las personas que no tienen vesícula no deben comer nada de grasa entonces está dieta no se puede realizar verdad
    Respuesta: #2
  2. Kim Gajraj Equipo Diet Doctor
    María, la respuesta del Dr. Andreas Eenfeldt en una sesión reciente de preguntas y respuestas: "Lo más probable es que no tener vesícula no te impida seguir la alimentación cetogénica, a muchas personas les funciona bien la dieta sin tener vesícula. Según mi experiencia, no es un problema importante."

Dejar una respuesta

Respuesta al comentario #0 por

Cargar anteriores